Relaciona2

Publicado el

Hoy es el día

Foto de Julián Buitrago – Medellín

El lunes cuatro de enero acompañé a mi hermana a hacerse una endoscopia de rutina.  Mientras la esperaba, de un consultorio de cardiología salió una pareja de adultos mayores, el señor tendría por ahí unos 80 años y su esposa 75. Se sentaron tres puestos después del mío, guardando los protocolos y el distanciamiento.  El señor le decía a su esposa que se operaría, ella le decía que no lo hiciera.  El médico sale detrás de ellos, le entrega un sobre al señor y le dice -Es su decisión, pero hay que hacerlo pronto. La esposa interrumpe y le dice, mirando al médico como en busca de aprobación -Mijo esperemos que la pandemia pase y ahí te operas…  El médico muy serio le dice a la señora -La pandemia no va a pasar en una semana, en un mes y ni en un año. Cada día que pasa es un día menos donde podemos hacer algo.  La cirugía es prioritaria. Le puso la mano en el hombro al señor, le sonrió con los ojos, en estos tiempos de tapabocas y se entró de nuevo al consultorio.   La esposa sacó su celular y comenzó a llamar a sus hijos a decirles -tienen que operar a tu papá, pero no debería hacerlo, debería esperar que pase esta pandemia.  El señor se quedó en silencio, con la mirada un poco perdida en el brillante piso del pasillo… y los enormes lentes que tenía no disimulaban la preocupación que sentía.  Abrió el sobre, le entregó los papeles y le dijo a la esposa ve y los autorizas.  La señora se puso de pie, seguía hablando por teléfono con sus hijos.  

En esas sale la enfermera y me entregó unos papeles para ir a pagar las biopsias de mi hermana.   Cuando regresé por ella, el señor seguía sentado con su mirada triste clavada en el piso.   

Me partió el alma ver esa escena. Tenía opciones pero todas igual de desalentadoras con una conclusión que se escuchaba susurrar en el ambiente:  El Tiempo se está acabando. 

Dejé a mi hermana en su casa y seguí mi camino hacía la mía, el cielo estaba precioso, con un azul intenso y ni una nube, la luna aún no se había ocultado y combinaba perfectamente con las hojas de los árboles.  Y mientras andaba pensaba en el señor que había visto y lo que debía estar sintiendo… Solo esperaba que cuando saliera de Colmédica, levantara su vista del suelo y viera ese cielo azul maravilloso y tal vez le diera un poquito de esperanza,  esa que vi que se le escapaba en sus ojos con cada segundo… 

Hace unos días hablaba con un amigo que es médico, me decía que la situación de la pandemia estaba tornándose cada vez más difícil y una vez más teníamos nuestras conversaciones trascendentales acerca de la vida en que mezclamos ciencia, política y un poco de destino.  Él me decía que esto es una ruleta y nadie sabe qué va a pasar y que debíamos despedirnos de nuestros seres queridos y decirles todos los días lo que significan para nosotros, porque no sabemos en qué momento la pandemia o algo que lo cambie todo para siempre, toque a nuestra puerta. 

Creo que es un buen consejo el de vivir un día a la vez, como si fuera nuestro último día en la tierra.  Es momento de buscar la tranquilidad en nuestras vidas, hacer las paces con las personas, no meternos en líos con nadie, poniendo en valor lo realmente importante en la vida y luchar por ello.   Buscar a toda costa la paz y las buenas relaciones con los demás y con nosotros mismos. No crear problemas imaginarios, no hacer que la vida que tenemos se nos complique por andar perdiendo tiempo en lo que no vale la pena. 

Apegarnos con toda el alma a aquellas personas que la iluminan y que son la razón de nuestra existencia.  Al final, pasara lo que tenga que pasar pero, que bueno que nos encuentre con la serenidad y la satisfacción de que vivimos cada día disfrutando, aprovechando lo que teníamos. 

Yo siempre digo que lo que vinimos a aprender en esta tierra, lo que realmente tiene valor y que deja enormes enseñanzas, son las relaciones con los demás. 

“Algún día serás solo un recuerdo para algunas personas. Haz todo lo posible por ser uno bueno”

En Twitter: @AndreaVillate

En Intagram: /AndreaVillate_cielos

En Facebook/AndreaVillatePeriodista

Comentarios