Tejiendo Naufragios

Publicado el Diego Niño

Solos

rita1

En la foto estás arqueada frente al tropel de centellas provenientes de una ventanal, al tiempo que tu nariz aguarda la eternidad montada sobre los labios que no se deciden a sonreír. A tu espalda hay redomas, damajuanas, balanzas y estantes de boticarios decimonónicos o quizás de alquimistas del siglo veintiuno.

En el instante en el que la inmortalidad pastorea en las ondulaciones de tu cabello, estamos libres de congojas y horas que clavan sus dientes en el hígado. Sin amores reales, los de carne y hueso, los que encumbran, los que amordazan. Sin los días en los que sopeso deudas o espero a las oportunidades que nunca llegan. Estamos, mi hermosa Rita, sin los obstáculos de la realidad que impide que mi nombre cruce el umbral de tus labios o que tu mano acaricie las vecindades de mi silencio…

Comentarios