Relaciona2

Publicado el

Valores imprescindibles

Atardecer en Medellín, Antioquia. Foto de mi amigo Esteban Villegas

En los años 80 se puso de moda un texto de un pastor norteamericano Robert Fulghum, que estuvo dos años en la lista de los best sellers y se titulaba: “Todo lo que necesito saber, lo aprendí en el kínder”. Hace unos cuantos años lo publiqué aquí y cada cierto tiempo lo recuerdo, porque es ver la sencillez de la vida y la manera de convivir con los demás, sin embargo hay otros aprendizajes que duran toda la vida. 

Los valores, por ejemplo, son de las cosas que uno aprende en la primaria, más que todo en la casa y se complementan en el colegio. A medida que vamos creciendo todos los seres humanos tenemos la oportunidad de ponerlos en práctica. Hay ciertos valores que son imprescindibles en la vida de cada ser humano para poder vivir en armonía con los otros.  

Los valores no se negocian, leí alguna vez por ahí y no hay nada más cierto. En los valores se conoce a la gente, sus límites, hasta dónde es capaz de llegar y aceptar.  

EL RESPETO, considero que es uno de los más importantes. Es la capacidad de reconocer y valorar a todas las personas. Sin respeto por los demás es imposible poner en práctica valores como la libertad, la justicia, la honestidad, la empatía, la solidaridad, etc.  

Un ejemplo de respeto es tratar a todas las personas con cortesía y amabilidad, independientemente de su condición social, su forma de pensar o cualquier diferencia que tengamos, etc.

LA INTEGRIDAD, a mi juicio, es fundamental en el ser humano. Es la capacidad de hacer lo correcto. Es la puesta en práctica de la honestidad de forma consistente. Una persona puede ser honesta en un momento específico, pero no significa que sea íntegra. En cambio, para que una persona sea íntegra es necesario que sea honesta. 

Un ejemplo de integridad es rechazar cualquier oportunidad para quebrantar la ley, no sólo de forma esporádica, sino en todas las ocasiones que se puedan presentar. Desde negociar un comparendo con un agente de tránsito hasta negociar votos a cambio de rebajas de penas. Es decir, una persona íntegra jamás recibiría fajos de billetes en bolsas de basura. 

Otro de los tantos valores del ser humano, es LA LIBERTAD. No es más que actuar según nuestra voluntad, pero tiene una responsabilidad fundamental, pues parte de respetar la libertad de otros, así como las normas que rigen el orden de la sociedad. Esto está relacionado con valores como el respeto y la justicia. Si una persona limita la libertad de otros sería irrespetuoso e injusto, además de expresar falta de empatía.

Un ejemplo de este valor es la libertad de andar tranquilamente por nuestro país y si un grupo de personas bloquean unas calles, rompen buses del servició público, cierran vías, ciudades, interrumpiendo el libre derecho a desplazarse de otras personas, ahí está atentando contra la libertad de los otros seres humanos. Entonces la libertad es posible siempre y cuando no le hagamos daño a otras personas.

LA HONESTIDAD es un valor que abarca todas las acciones y pensamientos del ser humano, genera confianza y no da cabida a las mentiras ni a los engaños.

Existen diversos ejemplos de honestidad, pero me quiero referir a uno precisamente que demuestra la falta de este valor y que se está viviendo mucho en esta época: El de promover noticias falsas. Lanzan mentiras, como por ejemplo de que los colombianos comen huevo y papa traídos de Alemania, entre otras noticias falsas, con el fin de indignar a la sociedad y conseguir su objetivo. Lo que denota la falta de honestidad. 

De hoy en ocho días es un momento crucial en el país, se elegirá al nuevo presidente que dirija los destinos de Colombia. Ojalá su voto represente sus valores. Los invito a votar a conciencia por un futuro mejor y por un país con valores humanos.

 

En Twitter: @AndreaVillate

En Facebook / AndreaVillate Periodista

En Instagram /andreavillate_cielos

Mi libro Relaciona2 lo consigues en Amazon y te llega a la puerta de tu casa. Consíguelo aquí 

Comentarios