Relaciona2

Publicado el

Ayudar a quien lo necesite

Desde hace meses una de mis sobrinitas me había pedido tiernamente que por favor escribiera acerca de los koalas ya que el año anterior en enero del 2020, luego de los incendios en Australia donde habían sido damnificados cientos de estos animalitos, había quedado muy interesada en ellos luego de ver a una señora adentrarse en el bosque para salvarlos, quitandose la ropa para apagar las llamas y lograr salvar muchos de ellos.  Y yo le prometí que lo haría y cómo los seres humanos lo único que habla de nosotros verdaderamente es la palabra y los actos, hoy le quiero cumplir la promesa. 

Vi el video que mi sobrinita Gaby me sugirió donde la señora de nombre Ali, quien se volvió famosa a raíz de un video que se hizo viral en redes sociales y medios de comunicación donde salvaba a estos animalitos, incluso poniendo en riesgo su vida simplemente por el hecho de salvarlos, esto me pareció maravilloso.  

Podría contarles cientos de maravillas que encontré sobre los Koalas, como por ejemplo que solo comen hojas de eucalipto, pueden llegar a ingerir un kilo por día, su tamaño va entre 60 y 85 centímetros y pesan aproximadamente 15 kilos, el pelaje varía dependiendo la zona, por ejemplo: los del sur tiene un pelaje más largo y ondulado que los del norte, ya que necesitan mantenerse calientes durante los fríos inviernos. Sin embargo, lo que más me ha llamado la atención de conocer la vida de los koalas es la cantidad de gente en Australia que realmente se interesa por su bienestar, saben que están en extinción y se preocupan por ellos, los cuidan, incluso en Netflix la serie “Izzy y los Koalas” es un reality que cuenta la historia de vida de Izzy y su familia quienes dedican parte de su vida a cuidar de ellos y los ayudan a regresar a su hábitat natural en la Isla Magnética de Australia.  Ayudar a otro ser. 

Quienes han leído mis columnas se han dado cuenta que casi siempre escribo acerca de la importancia de ser compasivos, de ser solidarios, porque creo firmemente que la razón de la vida está en lo que hacemos por los demás. El tiempo se nos agota y la vida tal cual como la vivimos hoy, nos puede cambiar en un segundo así como los incendios en Australia que llegaron de repente y a veces posponemos lo que queremos, esperando tal vez que todas las piezas del rompecabezas cuadren para ahí sí llevar a cabo lo que queremos hacer. Esto nos suele pasar cuando queremos ayudar alguna causa, esperamos tener más dinero, tal vez tener un golpe de suerte y nos decimos “es que si yo fuera millonaria ayudaría” pero lo que no caemos en cuenta es que desde lo que tenemos, desde donde estamos y desde quienes somos podemos hacer mucho por los demás seres. 

Mi sobrinita Gaby dice que quiere ser veterinaria y ayudar a muchos animalitos, entre ellos a los Koalas y sueña con ir a estudiar a Australia y poder conocerlos y poder contribuir con su bienestar y su cuidado.  Esto me pareció hermoso y espero con todo mi corazón que sus sueños se hagan realidad. Esa bondad, ese amor, ese compromiso con una causa me parece maravilloso y me recuerda lo que hay en el corazón de los niños que se resumiría en una sola frase: Todo es posible

Hoy quiero hacerles una invitación no para dentro de unos meses, no para diciembre, sino para esta misma semana. Si lo que nos mueve son los temas de niños, ancianos, mujeres embarazadas en situación de extrema pobreza, perritos y gaticos, entre otros, esta semana colaboramos con alguna causa, lo que hay son miles de opciones para colaborar.  Lo único que se necesita es voluntad.

Compartan esta iniciativa, cuéntenle a sus amigos, a su familia y hoy unámonos para Ayudar a quien lo necesita. 

“Las grandes oportunidades para ayudar a los demás rara vez vienen, pero las pequeñas nos rodean todos los días”

 

En twitter: @AndreaVillate

En Facebook / AndreaVillate Periodista

En Instagram /andreavillate_cielos

Mi libro Relaciona2 lo consigues en Amazon y te llega a la puerta de tu casa. Consíguelo aquí 

Comentarios