Zona Freelance

Publicado el

¿Cómo cobrar freelance?

Freelancer

Por: Daniel Bernal [@afterxleep] –

Muchos freelancers del diseño y desarrollo nos iniciamos en el negocio gracias al amor por la tecnología, pero nadie nos explicó lo difícil que sería cobrar y mucho menos, vivir de nuestro trabajo.

Para los que tomaron la sabia decisión de valerse por sí mismos o llevan un tiempo haciéndolo, trabajan de más y todavía no ven los resultados que esperaban, aquí van algunas recomendaciones.

Conozca su mercado

Lo primero que hay que tener en cuenta es que Bogotá, Nueva York y Nueva Delhi son mercados totalmente diferentes. La diferencia de precio para el mismo proyecto en diferentes partes del mundo, e inclusive en diferentes ciudades de un mismo país varía drásticamente.

El mejor ejercicio para conocer el mercado local, es abordar proyectos en grupo o trabajar con personas más experimentadas. Alquilar un escritorio en un espacio de co-working, donde haya contacto con otros freelancers puede ser una buena idea, pero si esto no es posible, siempre se puede intentar pedir cotizaciones (presupuestos) a conocidos o pequeñas empresas del medio.

Conocer cuanto cobra la competencia es uno de varios indicadores que le ayudará a entender lo que vale su trabajo en el mercado local.

Conozca su portafolio y experiencia

Para un freelancer, la experiencia es una herramienta de peso a la hora de ganar un negocio y cobrar por él. Una persona con diez o quince años de experiencia, puede darse el lujo de cobrar más por su tiempo que alguien que apenas está empezando, pero para ello, necesita contar con un portafolio de proyectos exitosos que confirme esa experiencia.

El segundo paso entonces, es crear (y mantener) un portafolio que resuma los proyectos más importantes. Puede ser un sitio web, una presentación digital o inclusive la página en alguna red social o repositorio de código abierto, como behance, dribble, github.

Tener un un portafolio es imprescindible a la hora de conseguir nuevos negocios, y prueba fehaciente de su experiencia ante un posible cliente.

Conozca sus gastos

La mayoría de personas piensan primero cuanto quieren ganar, para luego saber cuánto pueden gastar. Ese es el ejercicio incorrecto. Por el contrario, un freelancer, casi siempre gana menos de lo que espera y gasta más de lo que puede.

Lo primero entonces, es tratar nuestro trabajo como un negocio y para eso es necesario conocer dos cosas: Gastos e Ingresos. La explicación es simple: Al conocer los gastos, sabremos cuanto deben ser los ingresos para que el negocio sea rentable.

Nadie quiere snetarse durante horas detrás de una hoja de Excel, pero lo que pocos saben, es que dedicar 30 minutos a la semana es usualmente suficiente para mantener el control.

Conozca su capacidad productiva

Dormir poco, trabajar los fines de semana e invertir muchas horas extra parece una obligación para cualquier freelancer. De hecho, muchos se sienten orgullosos de ese esfuerzo extra, pero pocos lo ven recompensado económicamente.

A esto, le llamo “El círculo”: Cuando cobramos menos de lo justo, perdemos dinero, lo que nos obliga a aceptar más trabajo mal cobrado, trabajar tiempo extra. Al final, siempre estar quebrados. ¿Les suena familiar?

Pero el problema no es puramente económico. “El círculo” implica que estaremos superando nuestro umbral productivo. Esto es, una cantidad promedio de horas por día, mes o semana en donde somos realmente productivos. Superar ese umbral es entrar en riesgo de “quemarse” y terminar al final, odiando cada proyecto que hacemos. ¿Sigue sonando familiar?

Entender y conocer nuestros límites productivos, y mantener un balance trabajo-descanso, es imprescindible a la hora de trabajar como independiente.

Aprenda a decir NO

Con la experiencia aprendemos a reconocer de antemano proyectos condenados al fracaso. Aprender a decir NO, a proyectos que no van a representar un beneficio económico o intelectual importante o se van a convertir en un viacrucis, es absolutamente necesario si la idea es enfocarse en que su portafolio sea cada vez mejor y mas competitivo.

Decir NO, es una de las cosas más difíciles, pues a los ojos de muchos, significa rechazar oportunidades de ganar dinero, pero la verdad es que no hay dinero que pague tratar con un cliente intransigente, o sumergirse por meses en un proyecto que debío terminarse en días.

Lo primero, que puede ser útil, es aprender a identificar de antemano los proyectos condenados al fracaso. En este post hay algunos tips que pueden ser útiles a la hora de decir NO a esos proyectos “urgentes”, que casi siempre terminan mal.

Una vez se tienen claros los puntos anteriores, será mucho más fácil estimar el costo del siguiente proyecto, cobrar lo justo y obtener al final algo de dinero extra. En general, es cuestión de desacelerar un poco, pensar y tomar decisiones acertadas a la hora de seleccionar en qué estamos dispuestos a invertir nuestro tiempo y atención.

Si llegó hasta aquí y aún está interesado en el tema, dejo una hoja de Excel (con instrucciones), que aunque muy sencilla, puede ser muy útil a la hora de entender sus gastos y cobrar lo justo para que su negocio como independiente sea rentable.

Descargar Excel Ejemplo

Esta entrada se publicó originalmente en danielbernal.co.
Foto: My wallet via photopin"

Comentarios