Mi Opinión

Publicado el Ben Bustillo

Los hijos del cura

 

La explosión de dinamita en Cali el siete de agosto de 1956 ocurre cuando estaba en Medellín a la edad de seis años. Así de grandiosa como la explosión, la noticia se difundió por todos los medios incluyendo la televisión.

Estábamos alojados en la casa de los papás del cura en un barrio modesto que tenía los baños afuera en el patio poblado de todo tipo de plantas. Había un sendero que iba desde la parte final de la casa hasta la paredilla que servía de límite con las propiedades vecinas.

Uno de esos días los familiares del cura me sacaron de la casa bajo la pretensa de ir a recoger frutas y flores del patio, pero a la mitad del camino, volteé porque había oído una voz familiar y veo las sombras de dos vestidos largos abrazándose, ella y el cura. Lo llamé por su nombre, pero fui sacado de la casa apresuradamente a la tienda de la esquina y me compraron un dulce.

Aquí, se apaga esta memoria que residió oculta en gavetas por décadas, una que no pedí rebuscar pero que reaparece.

Hace pocos meses encontré demasiada información similar relacionada con el cura porque comencé a investigar otra historia familiar; pero ahora que la analizo mejor, la versión que tenía no era la verdadera al compararla con las diferentes memorias parecidas a la que narré primero que todavía estoy catalogando.

Ese agosto, ella ya estaba esperando a la segunda hija quien lleva el nombre del cura en versión femenina.

Ya ahora entiendo el porqué de las preferencias y los desdenes. Más, porque con fotografías se puede analizar el parecido físico entre ellos.

Ella estaba casada y en su historia de mujer, estaba viviendo el romance de su vida y a lo mejor fue su único amor aunque hubiese permanecido con el matrimonio. Eso no se analiza, se entiende y ni importa. Se trata de la doble historia de una mujer que eligió su vida y la vivió de la forma como la interpretó.

Me imagino que el esposo sabía, pero lo calló y aceptó.

Este es un preámbulo prematuro con que comienzo una serie de asiduos artículos. Está sujeto a edición, y lo saco hoy por ser el aniversario de una de mis memorias de cuando tenía seis años de edad en la ciudad de Medellín el día de la explosión de dinamita en Cali.

[email protected]

http://benbustilloopinions.blogspot.com/

 

Comentarios