Bernardo Congote

Publicado el

¡Petro devolvería sus Ferragamo!

Caminaría en sandalias de la mano de Verónica. Quien no renunciaría a sus Versace pues de boba no tiene un pelo. Estas no son especulaciones de farándula; de acuerdo con el discurso presidencial en la Unión Europea, Petro está “definitivamente convencido” de que el capitalismo es el causante de todos nuestros males.[i]

Por ello dejaría de usar sus capitalistas tarjetas de crédito (que paga con dineros públicos) y no compraría más los zapatos Ferragamo[ii]. ¡Producto del asqueroso capitalismo de la muerte! (dice Petro)[iii]

¡Ah! ¿Y la suegra de Petro devolvería los costosos muebles que habría comprado para mejorar la Casa de Nariño (con nuestros capitalistas impuestos). (Todo porque los Santos la habrían dejado “hecha un desastre”…).

Y sus hijos, sobre todo los que estudiaron o intentan hacerlo en países capitalistas como Francia, probablemente se devolverán a las sabanas de Córdoba a cultivar las tierritas de la familia Petro. De paso ayudándoles a los hijitos de Uribe a echar azadón en El Ubérrimo.

(Sin mencionar, por supuesto, al inmobiliario capitalista llamado Nicolás Petro quien, arrepentido de sus pecados capitalistas, subastaría sus edificios en Cartagena y les regalaría la plata a las negritudes chambaculeras).

Algunos se sorprenden de que buena parte de los que fueron insurgentes, lleguen con tanta hambre al ejercicio del poder.

¡¿Sorpresivo?! Las “revoluciones” han sido impulsadas por hambrientos que buscan ser los primeros en llenarse sus estómagos. ¡Nunca llenar los de los pobres!

Se dice que el revoltoso de Stalin era dueño de una bodega de vinos franceses de precios inconmensurables. Y que sus alumnos, desde Fidel Castro para acá se han ocupado de fumar habano y tomar whisky mientras los pobres mendigan pan en las calles.

Visten de Ferragamo y Gucci sentados a manteles en los palacetes expropiados a los capitalistas gritando: ¡abajo el capitalismo!

Petro, como buen lasallista-jesuita, es un capitalista vergonzante.[iv] No supe en mis largos y penosos años cristianos, que el inefable hermano Andrés rebajara las costosas matrículas del Instituto de La Salle. Ni tampoco que Petro hubiera estudiado gratis su maestría en la Javeriana. ¡Cómo se le ocurre!

Tampoco tengo datos de que las inmensas propiedades territoriales de los Hermanos Cristianos (y sus hermanas bethlemitas, corazonistas, etc.), estén puestas a la venta para aliviar la miseria de los pobres. ¡Ehhh!¡Ni bobos que fueran![v]

Tampoco tengo datos de que el Grupo Caja Social y su Banco Caja Social, tan sociales y jesuitas ellos, cobren los más bajos intereses sobre sus créditos. Al contrario, sí tengo datos que los han mostrado entre los mayores usureros.

Todas estas comunidades tan cristianas, contabilizan casi dos siglos en estas tierras educando, dicen, para que jóvenes como los Pizarro Leongómez o Petro apliquen la Doctrina Social de la Iglesia inspirando sus pesadillas anticapitalistas.[vi]

Ahora resulta que el apocalíptico católico que nos llegó del mismísimo cielo , el lasallista-jesuita Gustavo Petro, no desaprovecha oportunidad para desbocar su labia anticapitalista mientras, como lo aprendió de sus cristianos maestros, degusta manjares y calza de lujo.

Habilidoso -como jesuita agazapado- para manipular el complejo de culpa de sus audiencias, logra aplausos en Bélgica, Francia y Nueva York despotricando de un capitalismo neoliberal que no se ha probado vigente desde la Revolución Francesa (menos en Colombia).

Por lo único que se ha destacado el presunto neoliberalismo, es por haber sido atacado sin descanso a la manera del niño que muere asfixiado al nacer.

Petro despotrica del capitalismo para tapar al AMIGUISMO que ha conservado las mejores tierras en manos de los gamonales libero-conservadores. Los Lafouries y Visbales que, como sus ancestros, vienen librando en Colombia la guerra civil más prolongada de la modernidad.[vii]

Petro despotrica del capitalismo para tapar al AMIGUISMO financiero que mediante el Banco Sudameris de Gilinski le patrocinó parte de su campaña presidencial (probablemente a cambio de que, “con el sector financiero se hagan pasito”).

No sería gratuito que Gilinski se hubiera desatado a comprar las empresas productivas antioqueñas, precisamente después de la elección de Petro.

No lo sería, por ejemplo, porque el Superintendente de Sociedades (nombrado por Petro) es el que ha dado los Vo Bo de las ofertas accionarias de Gilinski.[viii]

¿Acaso ha oído Ud. a Petro despotricar de la intentona oligopolista de su patrocinador, el capitalista banquero Gilinski? (Algo le habrá aprendido a sus maestros dueños del Banco Caja Social…).

Congótica.

“De lo mucho que sufrimos

hablan siempre los puebleros

pero hacen como los Teros

para guardar sus niditos:

por un lao pegan los gritos,

y por el otro guardan los guevos.[ix]

[i] https://www.elespectador.com/mundo/america/apoyar-a-ee-uu-o-rusia-es-lo-mimo-petro-en-discurso-de-que-hablaba-noticias-hoy

Julio 18 2023

[ii] USD $830 el par y USD $857 la unidad, aproximadamente. (Pregúntele al dr. Google…)

 

[iii] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/petro-saltimbanqui-antineoliberal

Diciembre 2 2021

 

[iv] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/petro-jesuita-agazapado

Mayo 22 2021

[v] Son hermanos fieles del curita que le recomendó a Zuluaga mentirnos durante diez años.

[vi] Ídem. Cit.

[vii] Lafourie, furibundo javeriano. Visbal, destacado por lasallista.

[viii] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/cuatro-reyes-magos-ar-gil-sar-san

Febrero 23 2021

[ix] Del poema Martín Fierro

Comentarios