Sentimiento Embajador

Publicado el sentimientoembajador

CUANDO NO QUEDA MÁS POR DECIR

He intentado por lo menos 10 veces escribir esta columna el día de hoy y la verdad es que el miedo a repetirme, a ser reiterativo e incluso redundante no me han dejado avanzar mucho.

Como diría Shakira en su canción “Ciega, sordomuda” Se me acaba el argumento… porque lo que se vivió anoche en El Campín es más de lo mismo.  Más de los malos refuerzos inoperantes que siempre llenan nuestra nómina.  Más de un cuerpo técnico improvisado e impotente.  Más del mismo presidente caradura.  Más de una tribuna frustrada, agobiada y en serio declive.  Lo único que vale la pena resaltar es la entrega de algunos de los juveniles a los que apenas se les puede exigir por su falta de experiencia.

Para qué hundir el dedo en la herida de los errores ya cometidos y en los comentarios ya pronunciados?   Este es el mejor momento de guardar prudente silencio y esperar… Esperar que asome algo de dignidad el sábado en Cartagena… Esperar que el gobierno haga algo… Esperar que las sanguijuelas se desprendan de ese cuerpo ya casi necroso… Esperar algo de la cacareada asamblea extraordinaria.

La crisis se ahonda y lo peor es que aún hay Bastante espacio para caer; hoy estamos a  10 puntos de la Baja y a 7 de la promoción.

MI NOTA AL PIE. Voy a recurrir a una conocida máxima para cerrar:  “Dios no castiga ni con palo ni con rejo”.  ¿Recuerdan cuando Luis Augusto García criticó de forma malsana a Héctor Burguez tildándolo de ciego?  Bueno, la vida lo castigó trayendo SU arquero, uruguayo, ciego y este si de verdad malo, al que le hicieron también un gol de tiro libre casi desde la mitad de la cancha y de paso sea dicho, de a gol por partido con su complicidad… Ojalá que no tenga que ver de nuevo a Juan Ángel Obelar en la cancha del Campín.

Comentarios