Memorias de Santafecito

Publicado el susana_vargas

Por la séptima

Con lágrimas inició y terminó nuestra participación en la Copa Sudamericana. Aún recuerdo los interminables quince minutos de cobros desde el tiro penal que jugamos el pasado 18 de noviembre contra el Deportivo Pasto (hoy descendido) en la final de la Copa Postobón. También recuerdo mi descarga de energía después de que nos declaramos CAMPEONES y la celebración dando una vuelta olímpica. ¡Ah, día de oro! Hoy, nos vamos con dignidad de la Copa internacional. Rugiendo, con honor y garra.

No fue fácil ganar ese cupo, a todos nos costó. Vi que Santa Fe lo dio todo y ahí estaba el sentimiento cardenal presente en la cancha. Ojalá me untara un poco de esa actitud.

Sé que muchos de los que fueron a ver a Santa Fe y no eran hinchas se convirtieron en leones. Un equipo que luchó pero que cayó en sus propias debilidades.

Vamos por partes.

Primero, buena propuesta del ‘matemático’ Otero, retrasó a Daniel Torres para quedar como único central entre Carlos Valdés y Jhonier González y subió a sus dos laterales al ataque. Gracias a ese esquema se consigue el primer y único gol cardenal. Sin embargo, la ansiedad nos mató y los cambios se hicieron muy tarde. Sacrificar un mediocampista y jugar con tres delanteros se pensó muy tarde.

Segundo, el problema que tuvo el onceno en precisión es que Mario González no transportó el balón al ataque y partió el equipo. El sacrificio de Luis Manuel Seijas no alcanzó para ser un conductor y generador de ideas eficiente. Que falta la que hizo Ómar Pérez.

Tercero, definitivamente es indispensable, necesario, obligatorio e imperativo conseguir un delantero realmente desequilibrante. No fue la noche de Óscar Rodas. Con respecto a Cristián Nazarith creo que el cuento no va por falta de actitud, creo que es por falta de entrenamiento o de talento, qué se yo. Pero no podemos desperdiciar un delantero sólo porque está para los tiros libres.

Cuarto, a pesar de tales debilidades no tuvimos suerte y jugamos contra doce, los brasileros y el árbitro. Qué tristeza el gol mal anulado, qué desilusión que los jueces les permitieron a los visitantes la marrulla.

Fue evidente el grado de ansiedad de la hinchada pero que al final acompañó al equipo. Me gustó ver a la gente aplaudiéndolos y en donde se unió César Pastrana, somos y seguiremos siendo un equipo fuerte.

El golpe anímico fue duro pero como santafereños tenemos que seguir al lado del cañón, fútbol es lo que nos falta por ver. Además ver un equipo con garra y sudando la camiseta enamora. Ahora, no habrá excusa para no salir campeones.

¡Ánimo! Queridos santafereños, que nos esperan cosas buenas y grandes

Les dejo el video. http://www.youtube.com/watch?v=7K8d-2owp-0

Nos leemos en twitter @Pasucita

Comentarios