Memorias de Santafecito

Publicado el susana_vargas

Para quienes ya no son hinchas

Le doy la bienvenida a este nuevo año y les deseo muchos éxitos en este 2011. Después del periodo de vacaciones y de un largo periodo sin escribir sobre Santa Fe vuelvo con las pilas recargadas para analizar las noticias del equipo y debatir un poco con ustedes.

Han pasado pocas noticias con Santa Fe, muchos de los jugadores emigraron a otros equipos y de todo corazón: ¡buen viento y buena mar para quienes lo dejaron todo en la cancha con Santa Fe!

Hasta ahora, de la plantilla titular quedan el argentino Omar Pérez y el venezolano Luís Manuel Seijas. Uno de los “refuerzos” más polémicos de este año sin duda es el regreso de Leider Preciado. Para algunos vuelve el ídolo y me alegro por ellos, pero a este goleador le costará mucho ganarse nuevamente el cariño sincero de la hinchada, espero que lo haga con goles.

Ante la llegada del delantero pues no es mucho lo que se pueda decir antes de verlo en la cancha. Creo que deberíamos pensar más en apoyar a la institución que a nuestros “ídolos” como lo dije, Santa Fe tiene muchos ídolos y pocos títulos.

La próxima semana habrá menos especulaciones acerca de los que llegan, por lo tanto no quiero hacerle eco a las novedades que andan circulando por ahí.

Les cuento que durante este lapso recibí varios escritos de lectores y conocidos para que sean publicados en el Blog. Obviamente me hubiera gustado publicarlos todos pero quiero iniciar el año con uno en particular que obtuve y que realmente me gustó mucho.

Muchos de nosotros nos hacemos llamar hinchas cuando el equipo está bien, después de lo ocurrido en el segundo semestre del 2010 escuché a varias personas que renunciaron a su papel de aficionados y desertaron del equipo. ¡Qué bueno!,  porque esta fue nuestra prueba de fuego y quedaremos los realmente santafereños.  Así que les dejo esta reflexión de un hincha y espero traerles novedades después de iniciada la pretemporada la próxima semana:

Cito a Enrique Discépolo en la Película Argentina «El Hincha» de 1951: «- “¿Que sería de un club sin el hincha? Una bolsa vacía. El hincha es el alma de los colores. Es el que no se ve, el que da todo sin esperar nada. Eso es el hincha… ESO SOY YO”.

Exigirle a Santa Fe un título para ser mejor hincha es como si los creyentes le exigieran un milagro a Dios para portarse bien en la vida. Los equipos de fútbol son como pequeños países, cada cual tiene su estilo, su forma propia y  única.

Los hinchas desde un principio son los encargados de moldear esta esencia y Santa Fe no es la excepción. El equipo tiene algo que no tiene ningún otro equipo en Colombia: mística.

La mística del club nace por la camaradería de un grupo de amigos en honor a un pasaje de la Capital y que desde su primer partido evidenció el estilo de los primeros jugadores/hinchas. El amor y el sentido de pertenencia por la camiseta y su escudo, eso es algo que no se dice, que no nos enseñan, eso es algo que el verdadero santafereño lleva por dentro, que sintió la primera vez que fue al Campín y que siente cada vez que llega a la Cra 30 con 57 cuando juegan los cardenales.

Si quieren cambiar títulos por amor, si creen que la cantidad es igual a calidad, les puedo recomendar un par de equipos de esa línea, como los azules que su falta de identidad los llevó a ser un equipo «porcelana» solo para mostrar, con mucho dinero pero sin alma, así nacieron ellos, inclusive mucho antes de su fundación en 1946. Hay otros equipos que no tenían nada de nada y de un momento a otro se les apareció la virgen narcotraficante y con ella llegaron los títulos, los «hinchas» y el «amor» y son ellos los que creen que la cantidad es igual a calidad, 30.000 pelmazos cabeza hueca, no son ni la millonésima parte de 5.000 santafereños con mística.

Esto no tiene nada que ver con «aguante» ni «exigir títulos», Santa Fe no le debe nada a ningún hincha. Usted compra un boleta, entra al estadio y ve el partido. Cada parte cumple con lo pactado, si alguien firmó un contrato en el que se estipulaba que tenía que volverse hincha a cambio de que Santa Fe fuera campeón, que lo muestre y con gusto se replantea la idea.

Santa Fe generó en mí, una sola ilusión la primera vez que lo vi en El Campín y esa ilusión es poder ir el domingo y el miércoles siguiente al Estadio con mis amigos a vivir mientras juega Santa Fe, el día que esto no pase llegará la única desilusión real, el resto son simples golpes y alegrías, duele perder por que duele amar y solo algo tan grande puede hacerte doler el corazón de esta manera. Santa Fe es grande para sus hinchas y eso es lo que importa.

Agradezco a este santafereño su autorización para publicar su opinión, su cuenta en twitter es @Dylandelarge_3D. Un abrazo gigante a todos los cardenales nos leemos @Pasucita.

Comentarios