Gol de Camerino

Publicado el Pablo Ríos González

La eliminación, los hinchas y Wason

En el ambiente se notaba la inconformidad. A principio de año, la gente estaba ilusionada y motivada. La estrella número 14 les daba el derecho a soñar con más. Los hinchas de Millos estaban envalentonados y querían ver a su equipo sobresalir una vez más en un torneo continental. La gigantesca bandera exhibida era un reflejo de ello.

Pero el sueño duró poco. A falta de un partido por disputarse, el equipo dirigido por Hernán Torres quedó eliminado de la Copa Libertadores. “Perder dos partidos como locales nos mató”, afirmó el entrenador tolimense. Anoche, Millonarios tuvo todo para llevarse el triunfo, pero la falta de efectividad terminó por concretar el alejamiento del torneo sudamericano.

Precisamente por ese aspecto fue que los hinchas azules explotaron. Cuando Millonarios ya estaba abajo en el marcador, Wason Rentería desperdició una opción clarísima de gol. Una más, como a lo largo de todo el año. La diferencia es que ésta le hubiera dado el empate al equipo embajador y, por qué no, un envión anímico al equipo para remontar el resultado.

Inmediatamente después de esta acción, todo tipo de insultos e improperios bajaron de la tribuna Oriental de El Campín contra el delantero chocoano. Wason simplemente atinó a tomarse a la cabeza y abrir sus ojos como si hubiera visto al mismísimo demonio.

Pedro Franco y Román Torres, referentes del equipo, reaccionaron de manera distinta. Mientras se acercaban a Wason hicieron gestos a la tribuna para que no insultaran más a su compañero. Fue inútil. Los hinchas manotearon contra los defensores en señal de reprobación. La impotencia era evidente, al igual que la eliminación parcial de Millonarios.

A partir de ahí, el cuadro azul no se pudo reponer. La salida de los embajadores del campeonato era casi un hecho y cuando el árbitro argentino Saúl Laverni dio el pitazo el final, lo fue.

La protesta de los seguidores de Millos denotó impaciencia, desespero y tristeza por el momento del equipo. El gesto de Franco y Torres demostró que en Millonarios hay compañerismo y solidaridad. De cualquier manera y a fin de cuentas, lo único que quedó claro es que el sueño había terminado. O mejor, se convirtió en pesadilla. Después de 16 años sin disputar la Copa Libertadores, el equipo capitalino volvió a quedar afuera.

Pablo Rios González

Twitter: @pabloriosg

Comentarios