El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Vuelta 2018-Día 8: Valverde, el mejor violín del concierto

Alejandro Valverde es eterno. Hace 15 años ganó por primera vez una etapa en la Vuelta a España. Hoy logró su segunda victoria parcial en esta edición. Inmenso. Sus calendarios suman 38 años, 4 meses y 7 días. Cada que gana le preguntan por su edad y él inteligentemente habla de su motivación. Valverde es otra demostración de que la juventud no tiene edad, como lo afirmó Picasso.  Su punta de velocidad para los remates la quisieran muchos muchachos de 20.  No está viejo, está maduro y entero. Hoy doblegó al campeón del mundo Peter Sagan en un esprint agónico que terminaba subiendo.

La etapa no ofrecía mucho espectáculo. Eran 195 kilómetros planos para llegar a Almadén, tierra de minas de mercurio, jamones, carreteras estrechas y una plaza de toros en forma hexagonal. El calor golpeaba con 40 grados centígrados. Antes de partir se anunció el primer retiro. El holandés Maurits Lammertink, del Katusha-Alpecin, fue la primera baja de la carrera. La fuga del día con Tiago Machado, Jorge Cubero y Héctor Saez llegó a tener doce minutos sobre el lote, la mayor diferencia de una fuga en 8 días de carrera, pero estaba condenada a claudicar. La llegada era dura. A 6 kilómetros de la meta se dio la neutralización y el cambio de ritmo final.

La recta final prometía una llegada masiva como la gran emoción del día, pero la inclinación dejó fuera de acción a los esprinters puros, que perdieron la ambición con la dureza escondida en la llegada. El Bora hizo todo para lanzar a Peter Sagan. Valverde, que declaró al final que solo buscaba no perder tiempo, siguió su rueda, lo rebasó en los 20 metros finales y le ganó. Incansable. Tiene espíritu de minero.  Final espectacular. Valverde ganó la etapa y sumó los 10 segundos de bonificación. Quedó a 37 segundos del líder Rudy Molard, quien da al murciano como favorito para mañana.

El termómetro de la Vuelta empieza a subir tanto como la temperatura del ambiente. Mañana llega la alta montaña. La meta está en el Alto de  La Covatilla a casi 2.000 metros sobre el nivel del mar.  Será la primera subida relevante de esta edición 73. La carrera sigue abierta. La llegada de mañana dirá quiénes están realmente en forma para ganar la Vuelta. Entran en acción los grandes escaladores. Cambiarán los protagonistas de la fuga y de la victoria de etapa… aunque el incombustible Valverde podría seguir en la escena.  Es un zorro y, como dijera Emeroson, las mejores melodías se tocan en los violines antiguos.

Comentarios