El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Vuelta 2018 – Día 6: Abanicó la brisa y la etapa terminó tensa

Se esperaba una etapa plana, con pocas emociones, con una fuga controlada y resolución al esprint. Así fue… hasta faltando 30 kilómetros. Después, por culpa del calor, de una caída y del fuerte viento de Levante peninsular, que provocó abanicos en el grupo, se volvió etapa tensa, brava, dura y que le pasó factura a tres de los favoritos. Nacer Bouhanni fue el más rápido en los metros finales frente al Mar Menor, mientras que Rafal Majka, Thibaut Pinot y Wilko Kelderman cedieron 1’44», demasiado en una etapa que aparentemente era de trámite para los aspirantes al título.

El francés Bouhanni había sido clasificado como último en la etapa de ayer. Incluso fue sancionado por remolcarse de un carro y hasta le tocó salir a desmentir en twitter algunas acusaciones de una bronca con su director en el coche. Hoy, 24 horas después y al final de los 150 kilómetros de la jornada, fue primero. Superó en la Línea a Van Poppel y a Viviani. La mejor forma de cobrar revancha, de desquitarse; y la mejor manera de callar algunas bocas.

Sorprendió en la fuga del día el australiano Richie Porte. En el recorrido a orillas del Mar Mediterráneo, en la Región de Murcia, el pedalista del BMC, que llegó como favorito pero enfermo, se paseó en punta de carrera al lado de los españoles Luis Ángel Maté y Jorge Cubero. Porte, a 46 minutos del líder en la clasificación general, quiso salvar su honor en la Vuelta, pero escogió un mal día. Se sabía que hoy la fuga controlada, que no tomó más de tres minutos y que fue neutralizada a 30 kilómetros de la línea de meta. Justo en ese momento, la etapa tuvo su quiebre.

Al paso por la Cartagena española, el grupo se llenó de nerviosismo y aceleró el paso. Momento de alta tensión. Una caída en la parte trasera del grupo, en la que se vieron involucrados Felline, Teunissen y Campenaerts,generó un primer corte. Posteriormente, los vientos del Mediterráneo provocaron abanicos y varios cortes más. A la meta llegó un grupo puntero con 50 ciclistas en el que estaban el líder de la carrera Rudy Molard, los principales velocistas y casi todos los favoritos al título, a excepción de Pinot, que no estuvo atento en los abanicos, y Kelderman, que infortunadamente pinchó a 17 kilómetros de meta. El Sky y el EF Education fueron los equipos más activos.

La tensión se extendió hasta después de la meta. El helicóptero de la televisión volaba muy bajo y algunos pedalistas se fueron sobre las vallas. La acción generó protestas de los protagonistas.

Los paisajes de arena y mar van llegando a su final. Las playas del Mediterráneo se visitaron por última vez hoy. Mañana la carrera empezará a mostrar una geografía diferente al entrar en el continente. Eso sí, el fenómeno de los vientos seguirá por unos días. La etapa 7 será larga y tendrá una topografía quebrada. El recorrido está marcado con tres premios de montaña de tercera categoría, pero acumulará 2.700 metros de desnivel. El último puerto está a 13 kilómetros de la meta.  También habrá algunos tramos cortos de pavé. Un buen día para meterse en la fuga, y otra jornada para estar bien atentos.

Comentarios