El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Rusia 2018 – Día 8: Argentina se hiperventiló y colapsó

El ocho es el número atómico del oxígeno. Justo en el día ocho, más de uno se quedó sin aire. Fue una jornada tensa y muy intensa. Los equipos que dieron ventaja en la primera fecha se jugaban la vida y los que sacaron buena renta buscaban asegurar la clasificación. La necesidad de unos se enfrentó contra los cálculos de los otros. No hubo tiempo para bostezar y más de uno se hiperventiló. El drama se hizo presente en los tres compromisos.

Argentina jugó diferente a como lo había hecho en su salida en falso ante Islandia, pero muy rápido mostró su desespero y se derrumbó. Le puso ganas a su caos, pero con eso no le alcanzó. Le faltaron ideas, fútbol, orden y goles; le sobraron fantasmas, estrés, patadas y errores defensivos. Croacia, con orden táctico y calma, administró las carencias de su rival, esperó sus errores y facturó. Al minuto 53, el arquero Caballero quiso despejar corto y suave, pero se la dejó a Rebic que con una media volea fuerte puso el 1-0. Modric se inventó un golazo desde fuera del área y Rakitik cerró la cuenta. El 3-0 puso a los croatas en la lista de los que ya clasificaron a octavos y a Argentina en la de los casi eliminados.  A Argentina solo le queda golear a Nigeria y rezar con devoción; y no propiamente a San… Paoli.

Al otro suramericano que jugó en la octava jornada le fue peor en las matemáticas, pero mucho mejor en la imagen de su fútbol. Perú le jugó mano a mano a Francia, pero perdió. Se demoraron 36 años para volver a un Mundial y en 180 minutos quedaron eliminados. Juegan bien, proponen y buscan el arco rival. No han hecho goles y han recibido solo 2, uno por juego, que son pocos, pero suficiente para ir al tercer partido sin ninguna opción. Los números ya no le dan. Perdieron con las botas puestas. Su rival de hoy, Francia, también jugó bien, también propuso, y también agradó. La diferencia con Perú es que sí marcó el gol.  Francia llegó a seis puntos y ya está en octavos de final.

A primera hora Dinamarca y Australia igualaron a 1. Los europeos con un fútbol tan frío como su clima marcaron primero por medio de Eriksen, el zurdo jugador del Tottenham, que ha anotado 17 goles en los últimos 20 partidos de su selección. Australia empató al minuto 39 con un penal sancionado gracias al VAR y ejecutado por Jedinak. Los 51 minutos restantes fueron emotivos por la insistencia improductiva de Australia, que mereció más, y por el gélido y conformista juego danés, que se ocupó de asegurarse más en lo matemático que en lo deportivo.

Mañana viernes será otro día de tres juegos. Brasil intentará lavar sus penas ante Costa Rica, Nigeria e Islandia jugará un partido entre no favoritos que podría enterrar mucho más a Argentina en el grupo D, y Serbia y Suiza protagonizarán un duelo muy europeo. Perú murió en el intento, Argentina agoniza, Brasil juega mañana.

Comentarios