El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro – Día 5: Cuando uno está enredado está enredado

img_20180509_150857La etapa de hoy terminó en Santa Ninfa, un pequeño pueblo siciliano con un particular e inquietante contraste entre las dos palabras de su nombre.  Esa sensación parece que fue general en el lote, que se vio afanado, agitado, corriendo a sobresaltos, muy perturbado al final. Era la quinta jornada, la segunda en la isla y la tercera consecutiva con el australiano Rohan Dennis como líder.

Al igual que el nombre del pueblo, el trazado de la etapa tenía su antítesis: una mitad plana, que se corrió con total tranquilidad; y un final con un sube y baja constante,con mucha curva, con terreno quebrado y con un corto muro antes de la meta muy similar al de la etapa previa, que hizo que en los últimos kilómetros apareciera un nerviosismo general.

En los 100 kilómetros del inicio el promedio de velocidad fue bajito, hubo licencia total para una fuga de 4 hombres y hubo tiempo para disfrutar visualmente de los pilares de hormigón de los majestuosos puentes del viaducto.

En los 30 kilómetros finales no hubo tiempo para nada, el ritmo fue alto, aparecieron los accidentes y las caídas, el lote se estiró y la carrera se vivió con mucha tensión. A 13 kilómetros del final se produjo un enredón, en el que se vieron involucrados 20 pedalistas, entre ellos Domenico Pozzovivo, que tuvo que ser remolcado por todo sus compañeros del Bahreim.  Justo cuando el italiano conectaba con el lote, el turno en las caídas le tocó al colombiano Miguel Ángel López. A 5 kilómetros se enredó y se salió de la carretera. Al volver a ella, a pesar del esfuerzo de su compañero Luis León Sánchez, terminó la etapa como el principal damnificado entre los favoritos, cediendo 42 segundos ante el ganador.

Pantano y Torres fueron al piso en la montonera y cedieron tiempo. Enrico Battaglin, del Lotto Jumbo, se quedó con la victoria. Rohan Dennis continuó como líder. Cháves, Betancur y Henao entraron en el grupo. Froome también, pero cerrando el colectivo…  Mañana se sube al Etna, primer reto para los grandes escaladores. Serán 20 kilómetros de para arriba al cierre de la etapa. Es subiendo; nada de nervios.

Comentarios