Ciclismo con J

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro 2021 – Etapa 11: Salud por Egan, que armó un tierrero

La etapa del vino en el Giro de Italia fue un trago amargo para todos, menos para Egan Bernal. El colombiano y su equipo dieron un golpe de autoridad en los 4 tramos de tierra que tenía la ruta de Perugia a Montalcino y entre los viñedos de esta última población, Bernal aumentó en minutos la diferencia que tenía en segundos sobre todos sus rivales. En el día después del descanso se vivió la etapa más dura de las 11 disputadas hasta ahora.

Los 162 kilómetros de hoy tenían casi 2.500 metros de desnivel. No había ascensos largos ni muchas rampas de doble dígito. La alta dificultad estaba marcada en los 4 sectores de sterrato, que sumaban 35 kilómetros y estaban concentrado en los últimos 70 de la fracción. Los cipreses a lado y lado de los caminos de tierra de la Toscana se filaron para aplaudir el espectáculo que dieron los ciclistas. No se guardaron nada. La batalla de hoy se había fermentado en las tres llegadas con ascenso de la semana pasada.

La etapa salió de Perugia entre esculturas de Donatello y pinturas de Boticelli. De la ciudad del arte tomaron una vía ancha y cómoda hasta el kilómetro 90, donde apareció el primer tierrero. En el recorrido hasta Torrenieri hubo licencia larga para una fuga que al final resolvió la victoria en un pueblo vitivinícola desde sus tiempos etruscos.  El techo en tiempo de los aventureros del día fue de 14’28», el más alto hasta ahora en esta edición. Al final fueron solo 3 minutos, lo suficiente para que 10 de los 11 fugados entraran por adelante de los del grupo principal. Mauro Schmid, de 21 años, venció al sprint a Alessandro Covi, de 22, y le dio al Qhubeka Assos su primera victoria en la temporada del World Tour.  Su primer lugar en la etapa pasó a segundo plano tras la lucha que se dio en el grupo entre los hombres de clasificación general.

Desde antes de entrar al primer tramo de tierra, que incluía un desafiante descenso, el Ineos apretó el paso con Filippo Ganna.  En ese primer sector se mostraron débiles Remco Evenepoel, Dan Martin y Davide Formolo, que hacían parte del top 10 de la clasificación general. De ahí en adelante, todo fue batalla. El Movistar, el EF, el Trek y obviamente el Ineos hicieron todo para macerar las diferencias y hacer la vendimia en el cronómetro frente a los que perdieron el paso. Cuando las fuerzas quedaron de poder a poder, sin gregarios que ayudaran a los jefes de filas, Egan resolvió. A 1600 metros de la meta, tras responder a los ataques de Carthy y de Vlasov, el colombiano arrancó hasta la meta para destapar el vino con la camiseta rosa totalmente abonada.

Razón le asistía ayer a Egan cuando afirmó que hoy no era el día para ganar el Giro… pero sí el día para perderlo.  Mañana se corre la etapa 12 entre Siena y Bagno Di Romagna. Tiene 212 kilómetros, la más larga hasta el momento. Exigente recorrido en los Apeninos, con una sucesión de subidas cortas y un desafiante descenso de 5 km hasta la meta.  Día duro después de otro igual. Algunas piernas ya están fermentadas, otras sacarán su gran reserva.

 

Comentarios