Ciclismo con J

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro 2020 – Día 8: Alex Dowsett llevaba la procesión por dentro

Alex Dowsett entró a la meta haciendo todo tipo de gestos. Miró para atrás, negó con la cabeza, se llevó las manos al rostro, se tomó la cabeza, levantó un brazo, señaló el cielo con un dedo, apretó los puños, se abrazó a sí mismo y lanzó un puñetazo al aire. Combinación de emociones. Al final, derramó algunas lágrimas.  Cruzó primero la línea de meta en la ciudad de Vieste luego de ser uno de los seis integrantes de la fuga del día. emocionante final.

Dowsett es británico. Tiene 32 años. Ya había ganado en 2013 una etapa contrarreloj en el Giro. Es especialista en acciones individuales contra el cronómetro. Seis veces ha sido campeón nacional de su país. En esta modalidad alcanzó a ser quinto en los campeonatos del mundo del año pasado. Hoy se embarcó en la fuga cuando apenas iban 22 kilómetros. La etapa tenía 200. A 18 del final hizo un movimiento ganador,salió con determinación, atacó a sus compañeros de aventura y reclamó una victoria que le movió todos los sentimientos cuando cruzó la meta. Fue obstinado. Detrás de él entraron el italiano Salvatore Puccio y el británico Matt Holmes.

Fue un día relativamente tranquilo. A los de la fuga les dieron una licencia larga para que definieran todo: el esprint, un premio de montaña de segunda categoría, uno de cuarta, un esprint bonificable y la victoria de etapa.  El recorrido fue casi todo a orillas del Mar Adriático.  No hubo vientos fuertes. Tampoco llovió. Solo hubo un movimiento en el grupo principal, en el descenso del principal ascenso. Vincenzo Nibali se puso en punta y forzó el paso poniendo en dificultades a Jakob Fulgsan, que por un pinchazo perdió el contacto con el colectivo de los favoritos. Terminado el descenso, regresó la calma. Ritmo tranquilo hasta el final. Todo hoy fue para la fuga; y el botín mayor para Dowsett.

Fue una etapa larga, tranquila, monótona y sin muchas emociones. La celebración del británico tenía una procesión por dentro.  En la entrevista para la televisión oficial, el ciclista británico confesó varios de sus dramas. Advirtió que no tiene contrato  para el 2021, que espera que algún equipo se fije en él. Está corriendo con el Israel Start-Up Nation, equipo al que le dio su primera victoria en una gran vuelta, pero su vinculación termina cuando se acabe el Giro. También confesó que con su esposa Chanel esperan un bebé que llegará en enero. «He estado preocupado este año por lo que voy a hacer el año que viene», dijo, antes de subir al podio a recibir su merecido premio.

Alex Dowsett es hemofílico desde los 18 meses de edad. Aprendió a vivir con esta enfermedad, que se define como un trastorno hemorrágico crónico. Sus casi 70.000 seguidores en instagram conocen sus campañas para ayudar a los niños que padecen esta enfermedad. Incluso, tiene una organización benéfica en el Reino Unido que se llama Little Bleeders, desde la que invita a «moverse más, para ser más». Para controlar su hemofilia como atleta de élite requiere un permiso especial, para el uso de jeringas y algunas transfusiones. Hoy dejó un mensaje de aliento en las redes para quienes padecen esta enfermedad.

Antes de salir la etapa, el anuncio del retiro de Simon Yates por un positivo para Covid 19 sacudió el Giro. La burbuja está rota. Las alarmas están prendidas. Mañana se corre la última etapa de la primera semana y el lunes, en el descanso, habrá jornada de pruebas. El portugués Joao Almeida sigue de líder.  Mañana son 208 kilómetros desde el Adriático hasta el centro de la península. Un solo día en los Montes Apeninos.  Será una etapa con mucha tensión… y con muchas emociones.

Comentarios