Tejiendo Naufragios

Publicado el Diego Niño

El mejor regalo

Libros1

El libro no se motosea, destiñe ni encoge. Al libro no se le acaba la batería ni necesita señal Wi-Fi. El libro abre la mente y le cierra el paso a los prejuicios. El libro enseña, instruye y algunas veces, cuando se pone arisco, regaña. El libro contiene palabras que se unirán para forman historias que acompañarán en las filas de bancos o en los viajes. Historias que se alargarán en las noches de insomnio o que correrán veloces los domingos en la tarde. O puede que las palabras no cuenten historias sino que enseñen arquitectura, historia, cálculo diferencial. Porque las palabras (y los libros) son tan generosos que no sólo son capaces de enseñar todo lo que ha construido o ha hallado la raza humana, sino que abren la puerta para explicar lo que aún no se ha descubierto ni explicado.

Por esa y mil razones más, debería regalar un libro en navidad.

O puede que no sea un regalo, sino que lo compre para usted. Probablemente el libro será mejor que esa botella de vino que piensa comprar para celebrar la navidad o mejor al aguardiente con el que animará la reunión. Quizás sea mejor que esos zapatos que vio la semana pasada. Finalmente los zapatos la llevarán a los lugares que pueda llegar caminando, pero el libro la puede llevar a futuros apocalípticos o a universos paralelos.

Piénselo.

Comentarios