Relaciona2

Publicado el

Vivir en Gratitud

Foto Juan Carlos Gutiérrez – Sesquilé, Cundinamarca.

Un día de esta semana iba llegando a mi casa y vi saliendo del edificio a un hombre alto, impecablemente vestido de traje negro, camisa blanca y encima la corbata sin hacer el nudo. Cargaba en su mano un estuche de violín. Me llamó la atención de inmediato, no solo porque se veía atractivo, sino que comencé a imaginar que era de la filarmónica o tal vez iría a dar un concierto o de pronto una serenata…  De un momento a otro se detuvo, dio media vuelta y miró hacia la ventana del tercer piso, donde estaba una señora de cabellos blancos, de muy avanzada edad que lo miraba con amor. Él se detiene, le manda un beso y se pone la mano en el pecho, la señora sonríe y él sigue su camino. Era como una mirada de agradecimiento. La señora no se movió de la ventana hasta verlo subirse al carro que lo estaba esperando.  Fue un instante hermoso…  Se me hizo un nudo en la garganta, porque son momentos que quedan guardados para siempre, tanto para el hijo (o nieto, no lo sé) como para la señora. 

Hace muchos años yo conducía un programa radial en una emisora musical de 4am a 6am. Tenía que salir de casa a las 3:40 am para llegar faltando cinco minutos, servir el primer café, entrar al aire, saludar a los oyentes y dar paso a la primera canción. Siempre cuando salía del apartamento a esa hora, me subía al carro y en la ventana del apartamento estaba mi mamá, a esa hora solo se levantaba para mandarme la bendición y verme arrancar. Y digo que son instantes inolvidables porque es como si uno tomara fotografías mentales de esos instantes como anticipando, tal vez la memoria del corazón sabe más que nosotros, que no serán para siempre…   Esas madrugadas con su rostro en la ventana fueron unos cuantos meses, al poco tiempo enfermó y todo cambió. Y claro, llegaron otros instantes, al final todo cambia.

Fueron momentos duros cuando todo cambió y yo salía y ella ya no estaba en la ventana.   

Tal vez uno recuerda esos instantes con un agradecimiento envuelto en nostalgia, pero con gratitud inmensa por tener la oportunidad de que no pasaran de largo sino que hayan quedado guardados en la memoria. 

Hay dos tipos de gratitud: La condicional y la incondicional. La condicional es cuando algo sucede, más que nada un intercambio, recibo algo y doy las gracias por el gesto, por la atención, por algo recibido previamente. El incondicional es como un estado general de la vida, el estar agradecido por todo lo que pase, sentirse agradecido sin que haya ocurrido nada especial.  Agradecer por todo lo bonito y sencillo que ocurra. 

Hace unos días hablaba con mi perrito Copito, (Si, si… hablo con mi perrito) estaba lloviendo muy fuerte con rayos y yo tratando de tranquilizarlo le decía, que estábamos juntos, que teníamos techo y una manta caliente para días como estos tan fríos… mientras le hablaba él me miraba con esos ojitos de pureza y yo reaccioné y escuche mis propias palabras y en verdad hay que agradecer lo que uno da por sentado.  

El simple hecho de poder pedir una pizza, tomar un vino, darse un gusto… Poder compartir con la familia, tomar fotografías mentales de todos los momentos con nuestros seres amados, es un privilegio. Ningún momento será igual a otro y lo único cierto es que todo en esta vida cambia. 

Vivir en gratitud incondicional es un estado maravilloso, en que todo lo que tenemos, vemos, comemos, con quienes estamos, lo que disfrutamos, son un motivo para agradecer. Es muy importante eso, tal vez muchos de los momentos uno agradece haberlos vivido y cae en cuenta cuando ya no los tiene… desafortunadamente. 

Hoy quiero invitarlos a que agradezcamos a las personas que tenemos en nuestra vida, a aquellas que damos por sentado. Reconocerles lo importantes que son para nuestra vida es importante, a todos nos gusta sentirnos valorados y una palabra de agradecimiento, no esperada es algo bonito que enciende, refresca y aviva la llama de las relaciones humanas. Pero agradezcamos hoy, nadie sabe qué va a pasar mañana. 

El agradecimiento es la memoria del corazón. 

 

En Twitter: @AndreaVillate

En Facebook / AndreaVillate Periodista

En Instagram /andreavillate_cielos

Mi libro Relaciona2 lo consigues en Amazon y te llega a la puerta de tu casa. Consíguelo aquí 

Comentarios