Relaciona2

Publicado el

Qué pasaría si…

Nunca había vivido una situación como la que estamos pasando en el mundo. Situaciones similares las había visto en películas que al final, algunas terminan bien, otras no tanto y otras dejan a la imaginación lo que pudo haber sido. 

Considero que no soy una persona pesimista, pero si realista, en otras palabras soy una optimista bien informada. Trato, después de varias estrelladas en la vida, ser lo más aterrizada posible y tener un abanico de posibilidades en las que puede terminar cada situación en la vida. Como quien dice: Qué pasaría si… 

Seguramente como todos dicen, el mundo saldrá de esta situación.  Pero así como todo puede salir bien, también puede que este sea el comienzo del fin.  Ojo, que no estoy creando pánico, ni diciendo que esto se vaya a acabar, ni más faltaba, solo estoy haciendo un ejercicio personal, el cual comparto en este blog, para que andemos ligeros de equipaje.

Supongamos que esto que está pasando fuera a acabar con la vida, tal y como la conocemos hasta ahora y poco a poco solo teniendo acceso a comunicarnos con nuestros seres queridos por celular o por Internet hasta el final.   ¿Qué haríamos?

Primero, creo que arrepentirnos de todas las veces que estando con gente, interrumpimos una conversación para ver el celular, para contestar ese mensaje o mirar las redes sociales. Si este fuera el fin… 

¿Acaso seguiríamos guardando aquel vino en el bar para una “ocasión especial”?  ¿Seguiríamos resistiéndonos a perdonar a esa persona a la que nunca quisimos perdonar ni darle otra oportunidad?   ¿Nos quedaríamos con aquellos “te quiero” atravesados en la garganta, por pensar “qué dirá el otro”?  Acaso, ¿no le diríamos a esa persona que deseamos estar una última vez entre sus brazos?,  ¿Dejaríamos de comer esa torta de chocolate, por pensar en que subimos de peso?, ¿ Seguiríamos preocupados por el trabajo?, ¿Pensaríamos, aún en esos momentos en las deudas? o…  ¿ya comenzaríamos a vivir en el presente? 

Digamos que, como en algunas películas, después de caer en cuenta de todo esto, de despedirnos, de sentir tristeza en el corazón y de pensar en lo que pudo ser y no fue y de vaciar nuestro equipaje y no quedarnos con nada y  estar listos para que pase lo que tenga que pasar…  Algo pasó y todo poco a poco fue volviendo a la normalidad y todo volvió a comenzar. 

Será que después de vivir una situación tan difícil, ¿volveríamos a lo mismo?  A posponer abrazos, a interrumpir conversaciones por revisar el instagram, a preocuparnos en exceso por el futuro, a dejar para después reuniones con amigos, a dejar de salir a la calle a recibir un rayo de sol, a que nos pase inadvertido el viento por la cara… o andaríamos en modo turista, viendo todo y sintiendo todo como si fuera la primera vez… 

Siempre he pensado que el Universo es perfecto y nada pasa por casualidad, nada ocurre que altere el orden de lo que tiene que pasar, por muy difícil que sea.  Esto que está ocurriendo es una oportunidad, un tiempo para analizar, para pensar, para encontrarse consigo mismo o simplemente para hacer un alto en el camino y darle valor a lo que realmente importa.   

«Y una vez que la tormenta termine, no recordaremos cómo lo logramos, ni cómo sobrevivimos. Ni siquiera estaremos seguros si la tormenta ha terminado realmente. Aunque una cosa si es segura, cuando salgamos de esta tormenta, no seremos las mismas personas que entramos en ella”

En Twitter @andreavillate

En Facebook /AndreaVillatePeriodista

En Instagram: @andreavillate_Cielos 

 

Comentarios