Reflexiones

Publicado el RicardoGarcia

La revolución de las mujeres

Por: Ricardo García Duarte*

Revolución extraordinaria, si la hay, esta de la que ha sido protagonista la mujer, agente activo de un proceso con repercusiones en la estructura social. Lo cual, con toda su importancia histórica, es menos significativa aún que la otra dimensión que transita por el mismo torrente, aquella que envuelve implicaciones en la definición de las identidades y cuyos efectos culturales poseen una raigambre más profunda.

En el mundo de las estructuras y del modelo social, el asunto ha consistido en un despliegue de transformaciones en el camino de la igualdad frente al hombre, reivindicación sustantiva de la época contemporánea; esto es, de los últimos 250 años.

En el universo de las identidades, por el contrario, lo que ha tenido lugar es una marcha inatajable hacia la afirmación de las diferencias de género, una operación cultural que ha alcanzado relieve notable en los imaginarios sociales. Es algo que todas las mujeres han logrado en medio de la dialéctica fabulosa entre los dos géneros, un verdadero cambio en el orden de la civilización, caracterizado hasta ahora por la predominancia ideológica, religiosa y social del macho. Operación cultural que, dicho sea, entre paréntesis, no se ha detenido en la sola relación binaria del hombre y la mujer, con todas sus reglas tradicionales, sino que ha abierto un panorama más amplio para la emergencia de géneros diversos, lo que ha sido recogido en la sigla LGBTI.

Desde 1910, cuando en los marcos del movimiento socialista, recuérdese a Clara Zetkin, las mujeres se levantaron de forma autónoma para elevar sus justos reclamos materiales, tales reivindicaciones no han hecho sino consolidarse con efectivas conquistas a lo largo de un siglo. La entrada triunfal en el mundo profesional y la disminución en el número de hijos dentro de la arquitectura familiar, son circunstancias que le han proporcionado a la mujer un papel más activo e independiente en las relaciones sociales; aunque aún persistan las brechas salariales, además las institucionales, que perpetúan desventajas inocultables de género en este campo, obstáculo para el logro de una igualdad total.

Sin embargo, la dinámica que no ha dejado de provocar mayores estremecimientos, muy saludables, por cierto, ha sido el surgimiento, en medio de esta revolución, ya no de las aspiraciones a la igualdad, sino a la diferencia, a la desigualdad, si se admite el término, en el terreno de las identidades de género, algo que se ha vertido en las variantes multiplicadas del feminismo, movimiento social y, a la vez, teoría crítica.

El hilo conductor de estas variantes, su eje articulador, no ha sido otro que el de la re-creación de una identidad de género, una reformulación del estatuto de lo femenino, como proceso transformador, para rescatar lo que de contingente pueda estar alojado en sus pliegues, más allá de los determinismos biológicos; en otras palabras, un proceso de reconstrucción histórica, cultural y sicológica de la sexualidad.

En esa dirección, los efectos han tenido que ver con la reelaboración del proceso constituyente del género, su definición esencial; a fin de que la identidad se convierta, no en una categoría simplemente predeterminada, meramente constituida ya sin reversa; sino, por el contrario, para que sea un fenómeno en el que se estructura la subjetividad de un modo muy libre, algo que supone la construcción de la personalidad, bajo condiciones enriquecedoras de pluralidad, diversidad, tolerancia y solidaridad.

Así, la redefinición del estatuto sexual puede quedar a cargo de cada sujeto que, en la decisión de recrear la identidad de su género, contribuye a la tarea de eliminar el patriarcalismo milenario y a replantear las relaciones sexuales, amorosas, afectivas y culturales frente a los demás; en medio de un proceso en el que están implicados cambios de carácter civilizatorio, unas transformaciones de largo alcance y la reactualización del impulso emancipatorio.

*Rector, Universidad Distrital.

@rgarciaduarte

Comentarios