Reflexiones

Publicado el RicardoGarcia

La marcha y sus circunstancias

La marcha de este jueves 21 será probablemente voluminosa y, sobre todo, heterogénea por su composición y la variedad de intereses que recoge.

Las movilizaciones de protesta suelen encerrar un interés, sea una reivindicación material o un derecho, motivo para la acción colectiva. La de ahora fue originalmente convocada por los sindicatos bajo la causa de una reclamación gremial, que rápidamente ha abierto las opciones para una pluralidad variopinta de intereses, una suma de reivindicaciones y derechos.

La exigencia inicial era la de cerrarles el paso a dos posibles reformas estatales, que afectarían a los trabajadores y empleados, esto es, la del régimen pensional y la del sistema laboral. En el camino se agregó el rechazo a los asesinatos de líderes sociales y de indígenas, un sentimiento y actitud incrementados con la indignación por el bombardeo a un campamento de disidencias guerrilleras, en el que 8 menores y preadolescentes murieron, algo que sitúa la configuración de peticiones en un plano ya no solo laboral, sino que la pone en el nivel de la Seguridad Interior, como política del Estado, relacionada además con la consolidación de la paz.

La agregación de nuevos “intereses” tiene naturalmente que ver con la coyuntura y su desenvolvimiento.

En la teoría de las movilizaciones, hay un tópico que tiene que ver con el momento (timming) o con la oportunidad que cubre ese lapso que va de la convocatoria a la acción propiamente dicha. Las circunstancias influyen en alto grado para que la audiencia de masas crezca o al contrario se adelgace. En el caso presente, a la motivación de tipo laboral, se han añadido causas, referidas directamente a la coyuntura política, conectadas de un modo sensible con la suerte de la paz. Es un punto de ruptura, en el que el país sigue dividido políticamente, razón para que a la movilización popular adhieran muchos de los forjadores de opinión (opinionmakers) y dirigentes políticos, que de alguna manera estuvieron vinculados a las negociaciones que concluyeron en un acuerdo entre el Estado y las FARC, pacto de reconciliación y abandono de las armas, asumido por muchos, como un capital político, defensable ante cualquier riesgo, aunque reconozcan que componentes esenciales suyos como la JEP sigan su proceso de fortalecimiento.

Por otra parte, la convocatoria a la protesta, en los términos de su reivindicación económica y laboral, coinciden paradójicamente con un momento de crecimiento económico del país, el del 3.3% en el PIB; nada espectacular, pero importante en términos comparativos si se mira el vecindario latinoamericano. Que una movilización de carácter social, tenga bastante eco en una época de recuperación económica significa que las protestas no solo sobrevienen cuando se asoma la recesión después de un ascenso económico, como lo postulan enfoques con mucha autoridad académica, sino cuando regresa el ciclo de recuperación, pues este promueve las consiguientes expectativas de bienestar material. Solo que el crecimiento, no considerablemente expansivo, resulta insuficiente para satisfacerlas aún; y tampoco los  mecanismos de distribución poseen la rapidez y la eficacia para que los ingresos se irriguen en proporciones más altas, a un mayor número de individuos.

La manifestación convocada suma motivaciones laborales, sociales y políticas; recoge un agregado de distintos intereses; y quizá está potenciando expectativas crecientes, en los sectores medios de la sociedad, respecto de una mejor asignación de recursos económicos y políticos; son capas sociales, por cierto cada vez más desconfiadas de lo que se hace en las cúspides del poder.

En el hecho de que se actúe mejor en esa dirección, quizá resida la clave para que la élite gobernante, escuchando el rumor ubicuo y múltiple de la sociedad, a veces mutado en explosiones espontáneas, convierta la inconformidad en posibilidades de transformación; eso sí, mediante los adecuados ejercicios de una concertación consistente pero fluida.

Rector,Universidad Distrital

Comentarios