Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

Medellín S.A

Una empresa exitosa y muy reconocida está atravesando un período de cambio. El actual gerente se retira dejando unos resultados con sabor agridulce, mientras la Junta Directiva se reúne y entrevista a los candidatos a sucederle: los dos primeros en presentarse son amigos cercanos del gerente, y uno de ellos tiene una investigación abierta por malos manejos en una dependencia de la empresa. Por su cercanía con el gerente, la Junta Directiva no los toma en cuenta debido a la posibilidad de que se conviertan en hombres al servicio de la administración anterior y no al servicio del bienestar de la empresa. El siguiente candidato en presentarse es un exgerente más o menos exitoso pero que genera todas las resistencias posibles: durante su periodo nombró personas responsables en puestos claves, pero casó peleas personales con miembros de la Junta y de la competencia. Desde el término de su gestión ha atravesado toda clase de problemas personales y hoy no es el hombre más equilibrado emocionalmente, por lo tanto la Junta lo desecha. El cuarto candidato es un hombre que viene de una empresa de otro sector de la economía, que no vive en la ciudad sede de la compañía, y aunque es honesto y competente, tiene pocos conocimientos sobre el estado real de la empresa y como reconducirla ante los retos que se avecinan; a pesar de esto la Junta no lo desecha totalmente debido a que el accionista más antiguo y mayoritario le apoya. Por último se presenta un hombre joven, enérgico, capacitado, competente y estudioso. Este candidato, ingeniero para más señas, entró a trabajar a la empresa recién egresado como profesional, ha escalado en las posiciones de la compañía y ganado a pulso el lugar en el que se encuentra actualmente; es un hombre que ama lo que hace y quiere a la empresa como si fuera suya. Tras la presentación de su proyecto a la Junta, la mayoría de los accionistas le felicita por su valentía, por su coraje y por su capacidad (incluido el accionista mayoritario). Terminada la sesión en la que este hombre fue elegido como nuevo gerente de la empresa, queda la sensación entre los aspirantes, los accionistas y los trabajadores que la compañía queda en buenas manos y que reconducirá su camino. Nada como un hombre joven y capacitado para llevar la empresa por la senda correcta durante tiempos de cambio.

Esta empresa se llama Medellín y este hombre se llama Federico Gutiérrez Zuluaga. Le apoyo con toda la convicción y le votaré como Alcalde con toda la esperanza este 25 de octubre. #CREEMOS.

Los invitamos a seguir Bajo La Manga en Twitter: @bajo_lamanga y a visitarnos en www.bajolamanga.co

Comentarios