Bajolamanga.co

Publicado el Bajolamanga

¡Gracias profe Osorio!

Por: 

Soy un fanático del fútbol y de Nacional, que le puedo hacer, por eso sería una incoherencia no hablar en esta columna, de vez en cuando, de fútbol, porque en últimas las columnas son eso, tratar de plasmar las vivencias personales en un texto coherente, mostrar la visión que se tiene de temas generales.

Esta columna, por tanto, será un agradecimiento muy personal, de un hincha empedernido, de esos que sufren, que comentan, que discuten, que gritan un gol, que ven todos los partidos, de esos que Nacional sabe tener y que probablemente eso nos nuble y nos impida ver con claridad asuntos del juego y el equipo.

¡Gracias profe Osorio! Primero por lo más básico: por los títulos que fueron bien logrados, de partidos y goles épicos, con equipos que convencían e ilusionaban. A veces no entendimos en la tribuna tus cambios y modelos de juego, sabemos bien que te putiamos por eso, y cómo nos callaste la boca una y otra vez. También, en especial en Libertadores y Sudamericana, nos quedamos esperando que nos callaras de nuevo, pero en torneos internacionales no te salió, bueno no nos salió como esperábamos, será siempre una meta que cuando quieras volver a tratarlo acá te esperamos con los brazos abiertos. Pero tranquilo Profe, esta hinchada no te guarda ningún pendiente, cumpliste a cabalidad y te vas como debía ser: como un grande y para un grande.

¡Gracias profe Osorio! Ahora si por lo importante: por la impronta y la jerarquía que le devolviste a esta camiseta histórica. Gracias por enseñarle a los jugadores, y a un par de rivales, que ganar a cualquier precio no puede ser la premisa. Gracias porque en nuestros jugadores se notaba vehemencia y huevo pero jamás deslealtad con el contrario. Eternamente agradecidos estaremos contigo porque los que se ponían la casaca eran primero personas y luego jugadores, porque demostraste que en Colombia se puede jugar sin teatro y sin perder tiempo, cosas que siempre reprochaste y por enseñar a los jugadores que no todo vale, que incluso las amarillas pueden evitarse y que a la pelota se juega haciéndole honor al ritual sagrado de 22 guerreros ¡Y cómo guerrearon siempre tus equipos y trataron con dulzura el balón!

¡Gracias profe Osorio! Porque contigo Nacional fue de nuevo el más grande, cabalgando en los torneos nacionales y luchando los internacionales. Pusiste el nombre del verde en los más alto del continente, como debía ser. Por eso te vas a un gigante sudamericano que supo respetar y valorar tu filosofía y seguro vas a tener líos en los primeros meses, como te pasó acá, mientras se acostumbran a tu forma de ser y de trabajar, pero al final ese hinchada te despedirá también como hoy lo hace cada verdolaga: aplaudiendo de pie a un caballero que llenó de garbo la camiseta más importante de este país, que se cansó de ganar y le trajo gloria, de nuevo, a una hinchada que siempre lo va a recordar.

¡Gracias profe Osorio!

Ésta y otras columnas puede leerlas en Bajo La Manga (www.bajolamanga.co)

Comentarios