Minería sin escape

Publicado el JD Angulo Argote

El valor agregado de la industria minero energética

“Las esmeraldas parten de las bocaminas en Colombia, los importadores le imprimen valor agregado con tan solo un hilo, para hacerlas brillar en las principales tiendas del mundo”

María Olivia Recart, una de las mujeres con mayor responsabilidad en un cargo minero en el mundo, le dicen la Malala de la minería. Actualmente es Vicepresidente de asuntos corporativos de BHP Billiton, y en una entrevista expresó lo siguiente: “la minería hoy día es muy importante en el futuro de Chile, y va a estar vinculada a ella, no como una industria extractivista, sino como una industria que agrega valor por muchos años más. Hay que poner un ojo en cuidarla y hacer que su desarrollo sea no sólo sostenible, sino que también acorde con las prioridades del país. Es central para que podamos pensar en cuándo nos vamos a convertir en un país desarrollado”.

En Colombia el concepto de valor agregado de la industria minero energética debe ser más que impuestos y regalías. El colombiano es conforme, además siente un agradecimiento eterno con estos tributos y el empleo que generan las empresas, es normal en un país de poca oportunidad, donde las oportunidades son calvas. Realmente el principal compromiso es satisfacer las necesidades presentes y futuras del entorno, con una transición gradual de ser exportadores de bienes (carbón, esmeralda, ferroníquel, oro, petróleo entre otros), a exportadores de servicios (asesorías, consultoría y tecnología desarrollada a partir de la industria). Los servicios generan bienestar, deleite, conocimiento y satisfacción en una sociedad que quiere ser emprendedora e innovadora. El valor agregado de la industria minero energética debe lograr apalancar y transformar la evolución social, la cual se logra aportando ese conocimiento de la industria en el desarrollo humano, para alcanzar experticia y así exportar servicios.

¿Existe valor agregado de la industria minero energética en Colombia?, ¿qué le está dejando la industria al país?, ¿dónde está el primer centro de investigación de talla internacional relacionado con estos bienes; carbón, esmeralda, ferroníquel, oro, petróleo entre otros?, ¿existen clúster minero energéticos en Colombia, proveedores que puedan competir internacionalmente?, ¿qué proyecto académico se encuentra en desarrollo con alguna empresa del sector minero energético, por ejemplo para resolver las externalidades que viven los combustibles fósiles?, ¿tenemos universidades en el top 10 del mundo, relacionada con la industria?.

Dentro de las exportaciones, se encuentran los servicios, ¿cuáles se exportan de la industria minero energética en Colombia?. En ellos radica el crecimiento sustentable de un país “economía del conocimiento”. La mayor parte de los servicios especializados son importados,  caso de asesores, consultores, equipos y tecnología relacionados con la industria de países como Australia, Canadá, Chile, EEUU entre otros.

En Colombia, la industria extractiva es una estrella fugaz, aparece y pronto se desvanecerá en el modelo económico del país. Los recursos son finitos, y tenemos que direccionar la estrategia política del Estado en las instituciones económicas (ANM, ANH, ANLA, entre otras). Es una bendición la riqueza del subsuelo para un país subdesarrollo como es Colombia, y con políticas e instituciones inclusivas se alcanza el verdadero valor agregado del conocimiento, la tecnología, ciencia e innovación.

Mientras tanto seguimos exportando petróleo e importando gasolina, afectando el bolsillo del pueblo. La función de las materias primas cada vez incrementa un pasivo socioambiental, ¿Hemos creado los expertos necesarios para resolver estas situaciones?.

El índice de capital humano 2018 del Banco Mundial, ubica a Colombia en el puesto 70 de 157 países, donde nuestras generaciones son proyectadas a tener una productividad de tan solo el 60% respecto a los países que han aprovechado el valor agregado de la industria minero energético. Chile en cabeza de este indicador, se posesiona en el puesto 45, seguido de Costa Rica (57), Argentina (63) y México (64).

“Debido a que la inversión en capital humano puede que no produzca retorno durante varios años, los políticos tienden a pensar en alternativas más a corto plazo para lustrar su reputación (solo impuestos y regalías sin valor agregado, modelo económico fallido en toda la historia de Colombia)”. El informe destaca a los países que le han apostado a la educación, Singapur ocupa el primer lugar, seguido de Corea del Sur, Japón y Hong Kong. Fuente: Colombia, en el puesto 70 del Índice de Capital Humano, Editorial El Tiempo.

Comentarios