El Mal Economista

Publicado el El Mal Economista (EME)

Germán Vargas Lleras: ¿El Hillary Colombiano?

A raíz de la renuncia del vicepresidente y de todo lo que se ha comentado, hace unos días me puse a pensar en las elecciones del 2018 y en la posibilidad de que en Colombia repliquemos lo que fueron las elecciones presidenciales de EEUU en 2016.

ja

Fuente: http://www.elespectador.com/noticias/politica/presidenciables-imagen-de-vargas-lleras-en-picada-segun-la-encuesta-gallup-articulo-682599

Por: Javier Ardila

Twitter: @derjavi @Maleconomista

Facebook: El Mal Economista

Por un lado, tenemos al candidato que “tiene todo para ganar”, hablo por supuesto de Germán Vargas Lleras. Él al igual que Hillary Clinton, nunca ha escondido sus intenciones presidenciales, y de ser elegido en el 2018 estaría concluyendo de manera exitosa un proceso que por lo bajo comenzó hace más de 10 años. Al igual que con Hillary, sus méritos para ser presidente son extensos, además de tener amplia experiencia en el gobierno tanto en el ejecutivo como el legislativo, Germán ha demostrado tener el poder político para salir triunfante de procesos electorales complicados. Para continuar con la similitud Vargas, al Igual que Hillary Clinton, no tiene un candidato opositor definido. Y es ahí en donde se encuentra el riesgo: ¿será posible que entre la gran cantidad de precandidatos salga alguien capaz de ganarle a Vargas? Con este afán me puse a analizar la situación de las cosas hoy día y cuales escenarios se pueden vislumbrar.

La cosa no es para nada sencilla teniendo en cuenta que el arcoíris de precandidatos no podría ser más variado, entre ellos se encuentran: Humberto de la Calle, Martha Lucía Ramírez, Francisco Santos, Piedad Córdoba, Carlos Holmes Trujillo, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Jorge Enrique Robledo, Alejandro Ordoñez, Iván Duque, Mauricio Cárdenas y el miembro de la familia Galán que está de turno para estás presidenciales. Sin embargo, las cosas se pueden simplificar haciendo unas cuantas suposiciones. Primero, es de esperarse que la gente no vote por el candidato del partido de la U buscando un cambio ya sea para la izquierda o la derecha. Esto a raíz de los bajos niveles de popularidad del gobierno Santos y el hecho de que su partido lleva 12 años en el poder. La segunda suposición es que en un primer momento Germán se enfrentará a un gran candidato de izquierda y un gran candidato de derecha, y es entre estos tres que saldrá el presidente. La tercera y final suposición es que el presidente será electo en segunda vuelta y no en primera.

De la primera suposición tenemos que candidatos como de la Calle o Cárdenas quedan por fuera de la contienda. Pasando a los lados de la derecha, después de lo de Odebrecht, parece que Iván Duque será su candidato. A pesar de estar de primero dentro de su partido el ex procurador todavía registra muy por debajo en las encuestas y algo similar sucede con Francisco santos. Continuando por los lados de la izquierda, todo parece indicar que esta estará representada por alguna combinación de Petro, Clara López, Robledo y Fajardo. Saco a piedad ya que siendo ella una de las personas menos queridas en el país y con el fantasma del castro chavismo atrás, es de esperarse que Piedad no le vaya bien en votos. ¿Cual será entonces la combinación de la izquierda? Dependerá mucho de la campaña que hagan de aquí en adelante y en este momento es muy difícil saber. Pero para motivos prácticos quienes estén en la formula no importan mucho, sea cual sea esta, al igual que con la candidatura de Mockus en 2012, una vez esta quede definida la gente que se inclina a la izquierda votará por ellos.

Teniendo en cuenta la tercera suposición tenemos tres escenarios posibles para la segunda vuelta: Vargas contra Duque, Vargas contra Petro y Duque contra Petro. En los primeros dos es fácil ver ganar a Vargas. Esto ya que es de esperar que el resto de candidatos y partidos políticos en una segunda vuelta se alíen con el ex vicepresidente antes que con una opción de izquierda u derecha. Sin embargo, todo depende de que Vargas logre un cupo en la segunda vuelta, algo que puede darse de aquí a 2018 según las últimas encuestas y el despelote en el que estamos y es por eso quiero llamar la atención sobre el último escenario.

Un choque entre izquierda y derecha, viva imagen del mundo polarizado en el que vivimos. ¿Quién ganaría entonces? Con toda seguridad uno de los dos, pero con la misma seguridad perdería el país. Reconozco que me da miedo y tristeza pensar en un gobierno ultraconservador que desbarate la paz y eche para atrás todos los avances que el país ha hecho en los últimos años. Pero también debo ser franco y reconocer que también me da miedo un gobierno de izquierda con toques populista y personajes como Petro a bordo. Un gobierno que viva en conflicto permanente con el poder legislativo y judicial.

Regresando al paralelo con Hillary, quizás me esté exagerando acá, pero viendo lo polarizado que está el país y el mundo, este último escenario nos llevaría a una situación igual a la que se encuentran nuestros vecinos del norte, quienes cambiaron a un ganador del premio nobel por un personaje de la farándula. Si es que de eso se trata al menos deberíamos considerar a Esperanza Gómez o a Maluma.

Comentarios