Visto desde Europa

Publicado el vistodesdeeuropa

Dos años y tres mundiales, este equipo nos invita a soñar

La corta e increible historia comenzò a gestarse el 14 de enero de 2008. Nadie, ni el màs entusiasta y positivo de los colombianos podrìa haberse imaginado este impresionante final. La fàbula iniciò en Chile y encontrò su desenlace dos años despuès en Ecuador. En suelo austral Ingrid Vidal despuntò como goleadora al lado de Laura Cosme con 16 años. En territorio ecuatoriano con 19 ratificò su picardìa en el àrea y se despojò con frenesì de su camiseta para gritar con locura  el gol màs importante de la historia del fùtbol femenino colombiano. Su tanto tuvo un valor unitario en el campo, pero en realidad, significò una clamorosa tripleta: Panamericanos, Mundial y Olìmpicos.  

En Colombia no había un equipo femenino con el cual identificarse. Hasta la fecha la memoria sólo nos alcanzaba para recordar y honorar las grandes gestas individuales de Ximena Restrepo, Marìa Isabel Urrutia y Jackeline Renterìa en los Juegos Olìmpicos. Los logros inmensos de la “Chechi” Baena, Mariana Pajòn y Clara Juliana Guerrero, actualmente las mujeres màs exitosas del deporte colombiano. Hoy a este gran contigente de individualidades se une la colectividad de las “chicas del fùtbol”. Futboleras de cuerpo y alma, se identifican con las grandes figuras masculinas y no con una “compañera de género”. Dentro de su catàlogo personal no figuran nombres como Mia Hamm o Marta. Sì entran los de Cristiano Ronaldo, Messi o Xavi. Este vínculo con el fútbol nos atrajo a todos. La òptica machista  y el purismo femenino cambiaron por completo. El anàlisis va màs allà del simple hecho de ver en televisiòn “unas niñas”  pateando una pelota. El grupo muestra belleza, carisma, desparpajo ante las cámaras y un profundo sentimiento de pertenencia por la camiseta nacional.

Desde aquella conquista en Chile este grupo no ha parado de darnos satisfacciones. La fòrmula es perfecta: tres de tres en dos años. Nueva Zelanda fue el primer desafio mundial. El pasaporte a un mundo completamente desconocido. Tras dos empates consecutivos ante Canadà y Dinamarca, cayeron ante las anfitrionas en el ùltimo partido del grupo. El llanto y la desiluciòn se quedaron en Oceania. De inmediato y con la misma base se empezò el proceso apuntando al sub 20. Se sacrificò la defensa del tìtulo Sub 17. El recambiò era escaso y el grado de responsabilidad amplio. No hubo defensa y tampoco revancha en el Mundial. Fue la grata consecuencia de la evoluciòn.    

Pedro Rodriguez terminò su exitoso mandato y le entregò su legado a Ricardo Rozo. Distinto en metodologìas y planteamientos, pero lejos de frenar el proceso, Rozo amoldò detalles en la parte tàctica y enriqueciò el plantel con jugadoras nuevas. Se sumaron Katerin Castro, Yulieth Dominguez,, Melissa Cepeda, Alexandra Avendaño y la talentosa Lady Andrade. La excelente suma de valores entregò un històrico cuarto lugar en el Mundial Sub 20 de Alemania. Con el objetivo cumplido y con la premisa de incrementar la experiencia internacional llegò la Copa Amèrica. Tres meses de preparaciòn y elecciòn precedieron a la gran cita sudamericana. Conservaron su lugar en la absoluta Katerín Castro, Yorely Rincón, Paula Forero, Íngrid Vidal, Yulieth Domínguez, Daniela Montoya, Melissa Cepeda y Carolina Arias. Sòlo Yorely, Ingrid y Paula completaron el ciclo de Sub 17 a Mayores.  

Yorely Rincòn merece un pàrrafo aparte en esta historia. Fue eje fundamental en el proceso de los tres seleccionados. Tìmida y silenciosa fuera del campo, derrocha descaro y atrevimiento en cada partido (que golazo metiò ante Suecia en cuartos del Mundial Sub 20!). Todo lo hace con simpleza, elegancia y garbo. Es la jugadora con màs recursos tècnicos y le sumò a su extraordinario talento una dosis de sacrificio en la parte tàctica. Aprendiò que su rol en el campo es importante con y sin pelota. “En dos años serè la mejor jugadora del mundo”, fue su mensaje para la indiscutida Marta que tiene 24 anos. Yorely aun no tiene cèdula  y su ambiciòn no tiene lìmites.

En Ecuador disputaron siete partidos con un saldo de cuatro victorias, un empate y dos derrotas, ambas ante Brasil. Argentina fue el ùltimo escollo en el camino hacia la gloria. El triunfo y el desahogo del final resumen el cierre de un ciclo maravilloso que, lejos de concluirse, se renovarà con nuevas jugadoras. Alemania nos trae buenos recuerdos y allì se jugarà el pròximo Mundial. Luego vendràn los Panamericanos en Guadalajara. La cereza del postre serà Londres 2012.  Esta selecciòn està hecha de sueños y pese a las dificultades nos invitan en cada gesta a formar parte de ellos. Para nadie es un secreto la falta de competencia interna y los escasos recursos destinados al fùtbol femenino y otras actividades deportivas en nuestro paìs. La “gestiòn” aparece ante la evidencia del resultado. Por eso todo el mèrito les pertenece a ellas, que siempre se fueron en silencio y regresaron en medio del estruendo. Este grupo de mujeres nos ha dado una lecciòn de perseverancia, constancia y enorme sacrificio. Gracias a esta inolvidable camada, Colombia, sin ser potencia, se ganò el respeto del mundo entero.

Parafraseando un locutor argentino: Gracias por tanto perdòn por tan poco.

Comentarios