El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Vuelta 2018 – día 18: Intentarlo, ¿por qué no?

Era una etapa para los esprinters, pero ganó un clasicómano. La fuga del día estuvo todo el tiempo condenada al fracaso; nunca tomó más de 2 minutos y medio frente al grupo principal. Lo normal era que a los tres aventureros del día los cazaran en los últimos kilómetros; el único absorbido por el grupo fue Jetse Bolt. Viviani y Sagan tenían cazado un duelo particular para hoy en un final que tenía una leve inclinación; Jelle Wallays y  Erik Bystrom entraron por delante de ellos. Resistieron y persistieron. Intentaron lo que parecía imposible y les salió.

Hoy fueron 186,1 kilómetros. Salieron de Aragón rumbo a Cataluña. Una etapa plana después de la batalla vivida ayer en la subida al Balcón de Bizkaia y las que se podrían escenificar mañana en Andorra. No sopló el viento como se esperaba. No ganó un velocista como se anunciaba. Hubo sorpresa. En la meta el Lleida  todos aplaudieron a dos fugados que cruzaron la meta con los esprinters encima, pero no delante de ellos.  Entraron con el mismo tiempo, ganaron por centímetros. El belga Wallays fue paciente y levantó los brazos. Sagan y Viviani agacharon la cabeza. Bystrom se vio sorprendido, entró segundo, pero sigue mirando hacia atrás, dudando.

La carrera tuvo un ritmo intenso. Rodaron a 47 kilómetros por hora.  La fuga salió temprano y siempre estuvo controlada  por los equipos de los velocistas, Quick-Step Floors, Trek-Segafredo y Bora-hansgrohe. A 6 kilometros de meta fueron por la fuga, calcularon mal, y solo la alcanzaron en la raya de meta. El campeón del mundo Peter Sagan se percató y esprintó largo, por primera vez venció a Elia Viviani, pero no consiguió la victoria de etapa. Fue tercero. Increíblemente la raya la pisó primero Wallays, un belga de 29 años de edad que sí calculó y se anticipó al pelotón para lograr su primer triunfo en una grande. Final emocionante en Lleida.

La clasificación general no cambió. El británico Simon Yates mantuvo la camiseta roja y deberá defenderla en las dos etapas decisivas en Andorra mañana y el sábado. Serán dos batallas. Dos llegadas en alto consecutivas. Mañana llegan a La Rabassa, una subida larga pero tendida. Etapa unipuerto con 17 kilómetros al final y una inclinación promedio del 6,6%. Valverde a 25 segundos, Enric Mas a 1’22”, Miguel Ángel López a 1’36”, Steven Kruisjwijk a 1’48” y Nairo Quintana a 2’11” están al acecho.  Ninguno se rinde. Todos le apuestan a los dos días de montaña que quedan.  Van a intentarlo, ¿por qué no?

Comentarios