El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Vuelta 2018 – Día 1: Cortas diferencias en el arte de la CRI

Las primeras pinceladas de la Vuelta se dieron en la ciudad que vio nacer a Pablo Picasso. Fueron brochazos finos en el lienzo de Málaga, con su sol nocturno, su olor a Mediterráneo, sus museos y sus playas. El brillo lo pusieron los especialistas al cronómetro. Rohan Dennis, del BMC,  fue el artista del día, rodó a 49,7 kilómetros por hora, ganó la etapa, y al igual que el año pasado se subió al podio a reclamar la primera camiseta de líder.

Desde antes de arrancar la etapa en el Centro Pompidou se sabía que al final las diferencias serían mínimas. Mientras en el museo se quedaron a la vista de los espectadores las obras de Frida, Picasso y Miró; en la línea de meta se agolparon los aficionados del pedal para disfrutar la emoción que genera detener el tiempo cada que cruza un pedalista. El podio de la etapa fue digno de un buen cuadro, con tres especialistas de esta modalidad del ciclismo. La victoria del australiano se firmó en la elegante e icónica calle Marqués de Larios por solo 6 segundos sobre el polaco Michał Kwiatkowski  del Sky y por 7 sobre el belga Victor Campenaerts del Lotto Soudal.

Los grandes favoritos al título sobrevivieron al esfuerzo inicial, estuvieron finos, y entre ellos tampoco hubo distancias notorias. Kelderman cedió 22 segundos con el ganador de la etapa, Valverde 24, Simon Yates 29, Nairo 30, Zakarin 30, Superman López 35, Pinot 40 y Nibali 40. Nairo entró apurado a la plataforma de salida, pero no se desconcentró y terminó fuerte.

Un poco más de lo previsto perdieron Rigoberto Urán  y David De La Cruz, que cedieron 45, y Richie Porte se subió a 51 segundos. Este último con una explicación lógica a su irregular registro por la enfermedad que aún lo aqueja, y que para muchos es motivo para descartarlo de entrada.

Hoy fueron apenas ocho kilómetros urbanos. Un aperitivo fino que abre el apetito ciclístico para las 20 jornadas que siguen y que tendrán como plato fuerte cinco etapas de alta montaña. Una carrera tan impredecible como la  obra de Picasso. La segunda fracción saldrá de la turística Marbella y terminará en el corto repecho de Caminito del Rey. Será un final en ascenso, apto para esprinters que soporten los pincelazos fuertes que seguramente se impondrán en la última subida.

Comentarios