El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

La Vuelta-Día 11: Supermán es de otro planeta

En el Observatorio Astronómico de Calar Alto, los telescopios hoy no pudieron ver más allá de la carretera, pues sorpresivamente aparecieron la lluvia, el viento y la niebla en este sector de Almería. También apareció el boyacense Miguel Ángel López, a quien por su apodo y su manera de subir, muchos lo consideran un pedalista de otro planeta. López ganó la primera etapa con escaladas largas e hizo que las estrellas de la carrera llegaran fugaces a la meta  marcándose diferencias entre ellas.

La subida al Observatorio está al lado del desierto de Tabernas, sector arenoso y sin vegetación aislado por una cordillera de las corrientes húmedas del Mediterráneo. Dicen los atlas que allá casi nunca llueve, que es de los sectores más secos de Europa. Hoy  por el desierto pasó un verdadero huracán que revolcó la clasificación general. Los BMC Roche y Van Garderen perdieron sus puestos de privilego, Nibali ascendió al segundo lugar, De la Cruz y Woods se mantuvieron, Kelderman subió hasta el quinto lugar , y Contador y López entraron al top 10.  Esteban Chaves sorteó el día crítico del Orica, limitó las pérdidas y se mantuvo aferrado al podio. Y Froome, sigue ahí, firme, como los telescopios del Observatorio.

En el desierto por el que cruzó la caravana se graban las mejores escenas de las películas de vaqueros. En este Hollywood europeo, la película de hoy tuvo protagonismo colombiano. Aldemar Reyes estuvo en la fuga. Hernán Aguirre saltó del grupo con Darwin Atapuma. El nariñense fue puntero de la etapa al lado de Bardet. Y Supermán López consiguió la victoria número 35 para el país en la historia de la Vuelta. La mejor escena fue la del final, cuando el Sheriff Froome por primera vez en toda la película no pudo capturar a uno de los vaqueros que atentó contra su orden. López le sacó 14 segundos en la llegada y mostró que al británico se le puede soltar en el ascenso.

La carrera ya entró a la zona de alta montaña. Los cuatro premios fuera de categoría siguen esperando. Las llegadas a la Pandera el sábado y a Sierra Nevada el domingo pueden generar otros grandes revolcones.  Y no hablemos de Los Machucos ni del Anglirú porque su momento será en la tercera semana.

El ciclismo es un observatorio permanente. A Froome no hay que mirarlo con telescopio porque siempre se verá lejano. Tampoco hay que sacarle kriptonita, porque el Supermán es otro. La mirada hacia el líder tiene que ser microscópica, para tratar de encontrarle esas pequeñas fisuras que como humano debe tener. Faltan 10 etapas. Hay que intentarlo. Seguramente Nibali buscará ir por el título. Contador quiere seguir subiendo. Chaves tendrá que defender su podio. Kelderman y Zakarin se acercaron y pueden ser detonantes. Miguel Ángel López es el más joven y ya recibió licencia de su equipo para empezar su gran vuelo. Algún asteroide puede estar todavía oculto. Vuelta es lo que falta por ver.

Comentarios