El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro – Día 21: La última etapa no lo fue

El paseo de la victoria es una tradición. Un protocolo nunca escrito. Una cortesía de todos los sobrevivientes de la carrera al gran campeón. Una especie tácita de pacto de no agresión.  Así fue el cierre del Giro 101, pero esta vez el ciclopaseo se explicitó, y opacó la fiesta que Roma tenía para el cierre.

El circuito por la capital, con el coliseo como eje, tenía zonas de adoquín, desniveles en el pavimento y curvas peligrosas. Cuando iban 3 vueltas, por solicitud de Froome y de otros capos, el comisario de carrera decidió neutralizar los tiempos de la etapa y de esta forma el paseo se hizo oficial.

No hubo bonificaciones ni se tomaron en cuenta las diferencias reales. No hubo etapa. 115 kilómetros para ir a un sprint. Los dueños del podio se quedaron de turismo por el centro de Roma. Los sprinters se dedicaron a luchar por la última gloria parcial. Elia Viviani era el favorito pero Sam Bennet se le atravesó en la celebración. El irlandés consiguió su tercera victoria de etapa y evitó la quinta del italiano. Los hombres del podio llegaron 15 minutos después. Un cierre poco decoroso para un Giro espectacular.

imagen1

En una bicicleta rosada, un británico puso a Roma a sus pies. En la versión 101 de la carrera Cristopher Froome se convirtió en el primer inglés campeón y en el segundo en subir al podio final, después de Robert Millar, subcampeón en el 87.  A la edad de Cristo, un Cristopher crucificado por las acusaciones de ingerir en exceso  el ya famoso Salbutamol consiguió una redención moral con el título que le faltaba. En seguidilla ganó Tour, Vuelta y Giro; como  solo lo hicieron antes de él Mercks e Hinault.

En los foros de la hermosa Roma, el nuevo emperador del Giro subió al podio con el César anterior, Tom Dumoulin. El tercer cajón lo ocupó  Miguel Ángel López, un joven gladiador boyacense con cara de futuro monarca imperial.

El último día de una carrera de tres semanas siempre será especial, diferente. Hoy fue raro, extraño.  La etapa 21 no se disputó; solo se corrió. El paseo de la victoria es habitual, normal; pero nunca había sido acordado, firmado. Y mucho menos sin tener en cuenta las diferencias del final.  Y para ajustar, el gran campeón celebró tratando de evadir una sombre que lo persigue…

*****************

Gracias por leer, compartir y comentar. Giro terminado, a mi estilo. Espero haber aportado desde mi rincón. JJ

Comentarios