El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Giro – Día 11: Yates y su guerra del segundo

imagen1

Simom Yates es inclemente para buscar  segundos. El británico se lanza hambriento en los sprints que entregan bonificaciones, busca marcar diferencias en los finales de etapa, acelera cuando los demás frenan y gasta en cantidad en búsqueda de diferencias mínimas… está metido en la guerra del segundo ante el holandés Tom Dumoulin y hasta ahora la va ganando.

Hoy Yates refrendó su camiseta rosa de líder tras ganar la etapa número 11 y amplió significativamente la diferencia sobre rivales, en una llegada que no era de alta montaña pero que tenía un pequeño muro al final. Le metió 8 segundos a rivales directos como Pozzivivo y Pinot, 21 a Fabio Aru, 30 a Miguel Ángel López y 40 a Cristopher Froome.  A esos tiempos le añadió los 10 de la bonificación como ganador de etapa. Un gran botín en una etapa que no parecía tan peligrosa para la clasificación general.

Eso sí, en la llegada a Osimo apenas le sacó 2 segundos a Tom Dumoulin y sumó 4 más de renta por el bono de la llegada, pues el holandés fue segundo y también consiguió bonificar. Fueron 6 segundos para la alforja. Yates sabe que tras haberse disputado la mitad de la carrera el holandés es su principal rival y hoy nuevamente le arañó una pequeña diferencia.

La guerra del segundo ante Dumoulin arrancó el día de la contrarreloj en Israel. Esa jornada inaugural es la única en la que Yates ha cedido tiempo ante el Holandés; 20 segundos. Después, todo ha sido saldo a favor. En la llegada a Caltagirone el británico le sacó 4 segundos. En la llegada al Etna, el día que ganó Chaves, le sacó 26 segundos. En el Gran Sasso fueron 12. Hoy,  2 más. Adicionalmente, ante el campeón actual, Yates ha sumado  por bonificaciones en las llegadas otros 22 segundos y 3 más en un sprint intermedio.  Lo ha distanciado de a poquitos.  Los 47 que tiene hoy no parecen suficiente, pero cada que puede le saca algo.  Este fin de semana vuelve la alta montaña y el martes que viene serán 34 kilómetros en Contrarreloj.

 A sus 25 años de edad, el británico que fue el mejor joven y el séptimo en la general del último Tour sueña con el título en una carrera de tres semanas.   En el Giro ya ha ganado dos etapas y ha sido segunda en otra. Se ve fuerte, pero ha gastado mucho. En la mitad de la segunda semana es claro que no desprecia oportunidades para rebuscar, arañar y conseguir segundos; pero es una carrera de tres semanas. De grano en grano, decían las abuelas, la gallina llena el buche… Yates sabe que necesita sumar muchos más segundos ante Dumoulin. Él sabe que es la única carta para pelear el podio que le queda al Mitchelton-Scott después del desfallecimiento de Chaves, el mismo al que le cedió 4 segundos en la llegada al Etna cediéndole el triunfo en la etapa. Era otro momento, era otra circunstancia de carrera, pero hoy hay que decir que ojalá Yates no pierda el Giro por 4 segundos.

Comentarios