Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

Recuerdos de una vida con girasoles

hidden-kiss

Por: Andrés Rosas

Sí, es tarde. Es tarde para tratar de compensar el tiempo perdido, los detalles no realizados, los momentos de soledad, los sentimientos no demostrados, pero quiero que tengas presente que estaba equivocado.

¿Recuerdas cuando lloraste escuchando mis cuentos? El cuento de los cuadros azules, el de los girasoles? Ese tipo de cosas eran las que hacían que lo nuestro valiera la pena. Ese tipo de detalles, que por una u otra razón ambos dejamos de manifestar con intensidad.

Hoy tengo una fuerza interna que no se rompe.  Justamente lo que sucede es que vine a reconocer mi amor por ti, por lo que somos, a reconocer esa fuerza que puede lograr que salgamos de este lugar oscuro donde nos trajo mi actitud.

Cuando mamá tuvo ese episodio amnésico, empecé por cosas del destino a leer la historia de un caballero que solo se preocupaba por él. No lo hacía ni por la hermosa mujer que tenía a su lado y mucho menos por su pequeño hijo, fruto de ese amor.

Creo que lo leí muy tarde. Abrí los ojos, salí de ese letargo absurdo de no querer entender lo que me sucedía.  El error estuvo en que por orgullo no supe leer tus necesidades, lo que esperabas de mí.

¿Por qué cambio todo? ¿Qué puedo hacer?. Cuando iniciamos este viaje, hace más de dos años, todo era perfecto. Teníamos una buena comunicación.

Como el pescador y el jardinero puedo ser paciente y cuidar de ti para tener a nuestras arcas el más puro y tierno amor.  No es nada fácil, lo sé.  Desde el primer día que me fijé en ti, y las innumerables veces que no querías salir conmigo, cuántas cosas hice para que cambiaras de parecer?

Todos esos momentos en los que casi desistí, valieron la pena.  Y te demostré que puedo luchar ante las adversidades, ante la mirada incrédula de mucha gente, incluyéndote, pues solo yo sabía hasta donde podía llegar por ti, y la cantidad de cambios que le hice a mi vida para que pudieses entrar sin temor.

Y llenaste de luz todo! Incluso se potenció tu ser, porque se puede caminar estando solo, pero se llega más lejos estando acompañado, y todo fluyó de manera exponencial y por eso fuimos únicos.

Sé que no me puedo escudar en ello, pero puedo hacer que todas las equivocaciones pasadas lleguen a cero.  Tener un jardín hermoso, regarlo a diario, sembrar sentimientos hermosos sin cortar sus raíces.

Tengo fe y convicción en que la fuerza del amor me llevarán a ti, para plasmar nuestro amor contra el viento y frente al sol, con nuestra hija, nuestra familia, porque vale la pena luchar por lo que se ama, por lo que se desea con el corazón, por lo que se quiere con sentimientos puros, por lo que se hace con amor.

No quiero perderte, de ninguna manera, aunque sé que ahora estás más lejos que el lugar donde pueden llegar las notas disonantes de gritos mudos y silencios que aturden.

Más de Lloronas de Abril en https://www.facebook.com/lloronasdeabril/

 

Comentarios