Lloronas de abril

Publicado el Lloronas de abril

La caja sonora de la vida

Para Angélica.

Digamos que todo esto ha sido un juego de privilegios.

Si no lo vemos de otra forma, seguiremos evitando las palabras que motivan la censura y nos alejan de los aprendizajes.

Te juro que la prueba es que nos acercamos con autenticidad. Fue precisamente esto lo que provocó escozor entre quienes sacan la cabeza del lodo para intentar llegar a un círculo privado que jamás los aceptará, porque sabe que son eternos traicioneros.

Nos cuidamos de no exagerar en ademanes, contenidos, opiniones. Era imposible fingir en momentos donde nadie podía ofrecer garantías.
Y eso nos llevó a actuar con la tranquilidad de saber que fue un episodio duro, al que sobrevivimos, porque nunca nos interesó llegar a la esquina del poder, siendo partes de un mundo donde somos reinas que sonríen y envían mensajes a distancia.

Conocieron. Perdón. Pudieron acercarse un poco a nuestro horizonte.
Sonará pretencioso pero nos invitaron a derrotar los miedos sin dejarnos ganar por las tentaciones de un entorno lento, letal, desafiante de una velocidad podrida, que al final decidimos evadir.

Entonces, compañera de este viaje, piensa que es un privilegio que aprendamos a superar nuestros dolores.

No estamos locas. Nos adelantamos a un vacío para renovar la fe en las realidades que nos pertenecen, porque el sistema está diseñado para beneficio de otros y nosotras sabemos que la lucha es dura, al doblete, porque a veces llegan momentos en el que las ganas, sencillamente, se van.

Pero cuando pase toda la tormenta, sabremos que no ofrecíamos traición, y que a punta de sinceridad, anhelaremos abrazos bajo las chimeneas que inventan nuestros sueños.

Porque fuimos pacientes y leales con nosotras mismas, porque no desentonamos para escalar y tuvimos el discreto encanto de la solidaridad, en la convicción de que nuestras certezas no se ahogan en la mística copa que evapora el agua de la paciencia.

Pensemos que es un privilegio aprender a borrar de tajo los miedos, y encender velas cada noche, con mantras que guardamos en la caja sonora de la vida.

Más de Lloronas de Abril en

https://www.facebook.com/lloronasdeabril/

Comentarios