El Peatón

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Entrevista a César Aira

«Yo también soy poeta. Lo mío tiene que ver más con la poesía, el ensayo, y las artes plásticas, que con la novela propiamente dicha».A César Aira le gusta escribir en los cafés, dejar que sus propias narraciones lo sorprendan. Que si empieza a llover mientras escribe, que la lluvia... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

El pajarero inexperto

Este cuento esconde una plegaria por la paz de Colombia. Estas palabras encierran la súplica de que termine la violencia y la niñez rural sea alejada por fin de las fauces de los malvados.Qué imagen la de la abuela moliendo el amor, con el delantal manchado por su leche vegetal, la máquina... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Los libros y la noche

Maneras de renunciar, de César David Salazar Jiménez, es un ejercicio de absoluta honestidad frente a la literatura, el teatro, la estética y la política.«Nadie rebaje a lágrima o reproche/ esta declaración de la maestría/ de Dios, que con magnífica ironía/ me dio a la vez los libros... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

El poeta camina entre los árboles

Prólogo a «Merodeos en la casa del señor Rimbaud» de Juan Manuel Roca. Editorial Ataraxia. Bogotá: 2016.La ciudad amanece más fría que nunca, la cruzo en todo su esplendor y duelen las imágenes que pasan porque son un contraste entre la infancia y la desolación. Los pasajeros de la vida... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Luciérnagas en el agua

Para Sara Para llegar había tenido que resistir el miedo y la desolación. Ubicada en el Estado de Oaxaca, a orillas del Pacífico mexicano, la laguna de Chacahua le atraía porque le habían dicho que allí, cuando la noche llega, se ven arder las luciérnagas del agua. Había perseguido cocuyos... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Empujar un muerto

Los desaparecidos son muertos que hay que empujarHace ya diecinueve años desde la mañana en que Carlos Enrique Guiral partió hacia el sur del país para no regresar. Un tiempo en que uno se ha enseñado a esperarlo día tras día, como si presintiera su regreso con los golpes fortuitos en... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Matar la esperanza

En vísperas de elecciones, estas palabras que quieren reclamar la memoria.El Palacio de Justicia colombiano fue tomado en 1985 bajo la intelectualidad de tres hombres principales: Luis Otero, el tejedor de la toma de la Embajada de República Dominicana; Andrés Almarales, abogado, sindicalista... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Escuela de elefantes  

Desde 1977, en las afueras de Bogotá, hay una Escuela de elefantes. Desde pequeños aprenden a ejercitar la memoria y a quererse como un grupo que tiene los mismos propósitos. Estos pequeños seres llegan grises, entre la niebla que circunda los altos pinos, pero la sonrisa de sus profesores les... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

El cuerpo muerto de la infancia

Palabras en la presentación de «Celebraciones» en el Café Nicanor, Bogotá: 10 de febrero de 2018.¡Oh vosotros! ¡Oh mis buenos amigos! Los que habéis tocado mis manos ¿Qué habéis tocado? Y vosotros que habéis escuchado mi voz ¿Qué habéis escuchado? Y los que habéis contemplado... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

El oficio solitario de la poesía

Más allá de ser el explotador constante de la cantera milagrosa del lenguaje, ¿será el poeta el portavoz de la humanidad, o el portavoz de sí mismo?Si lo miramos bien, el hecho poético en primera instancia es un acto egoísta. Por ser el producto de un oficio solitario busca ante todo limpiar... Ver post completo.