Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Un viejo dolor

Una relato de Albeiro M. Guiral tomando como partida una carta del tarot. Ella seguía mirándolo con la misma inquietud, sin dejar de jugar con el lápiz y hacer de vez en cuando alguna anotación. Cuando el hombre movió sus labios desprendiendo un extraño sonido, ella se sorprendió porque... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Descarga: «Un animal enamorado», un libro de Albeiro Montoya Guiral

El Grupo Rostros libera la antología que contiene poemas publicados e inéditos del poeta colombiano La antología que acaba de publicar el Grupo Rostros Latinoamérica contiene poemas de la obra publicada e inédita de Albeiro Montoya Guiral. Se puede descagar en el siguiente enlace:... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

En busca de la madre

Unas cuantas palabras sobre «Pedro Páramo», de Juan Rulfo, y la travesía de Juan Preciado. «¡Ay, vida, no me mereces!» (204) Por más que me digan que la búsqueda de Juan Preciado en «Pedro Páramo» es la del padre, mis ojos lo seguirán viendo por el camino que lleva a Comala detrás... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Una tregua

Signos contra la muerte Un signo lleva a otro y viene de otro en una cadena infinita. El universo, signo de una edificación más grande, está constituido en ínfima porción por cada ser humano, signo a la vez conformado por un lenguaje y una cultura. Allí es donde aparece en el escenario la... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

¿Para qué escribir poesía?

Roque Dalton, El País, Blog El Peatón, Albeiro Montoya GuiralComo Altazor, le correspondí al llamado del abismo, equipado solo con el paracaídas del lenguaje. Hoy, al revisar los apuntes que guardo en mi taller y aquellos que he hecho públicos, no sin cierta vergüenza, a propósito de la vida en comunión con la poesía y apelando a la memoria, encuentro... Ver post completo.

Publicado el Albeiro Montoya Guiral

Monólogo del condenado

hierve-el-agua-oaxaca-saragapiUna ficción poética. La extensión de la soledad. Los niños venían a mí y la gente los dejaba acariciar con sus mejillas suaves mi rostro espinoso como un rosal a punto de marchitarse. Les mostraba el cielo y les decía que allí serían todos bienvenidos por su limpieza. ¿Ahora quién... Ver post completo.