Más allá de la medicina

Publicado el jgorthos

CÁMARA SECTORIAL DE LA SALUD ANDI: UNA OPORTUNIDAD DE INTEGRACIÓN Y CONSOLIDACIÓN DE LA CADENA DE VALOR DEL SISTEMA DE SALUD

 

Finalmente, al cambiar el milenio no se dieron las catastróficas posibilidades de Y2K. Para el 2000 en Colombia la meta del Sistema General de Seguridad Social era cumplir con el Plan Obligatorio de Salud a todos los colombianos. Sin embargo, en ese año sólo el 20 por ciento de la población tenía seguridad social.

Ese año la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia creó la Cámara Sectorial de la Salud con el fin de facilitar el diálogo entre instituciones prestadoras de salud (I.P.S).

De esta manera, el 19 de septiembre, hace diez años, gracias a la visión del economista Eduardo Vargas, que se lanzó con una extraña idea consistente en llevar a instituciones de la salud a una agremiación de industriales, se reunieron once instituciones salud. Este fue el comienzo de una aventura con más detractores que defensores, con escasos recursos, pocos resultados y abriendo una década llena de problemas sociales y económicos en nuestro país.

En el momento son ya treinta y dos los afiliados y han generado programas que, de manera progresiva, han hecho la historia en el sistema de salud. Carlos Eduardo Jurado como gerente  ha llevado de manera consistente esa posta y sigue buscando establecer vasos comunicantes con la visión de la ANDI que defienda el concepto de empresa en un país con una economía de mercado que ha demostrado crecimiento al lado de un sistema de salud que inicio en los albores de la constitución de 1991.

En 2002 se creó el programa “La llave” que definió las líneas de articulación entre prestadores y aseguradores. En el 2006 se participó en el proyecto de Ley 1122, que estableció ajustes al Sistema General de Seguridad Social en Salud, con “prioridad en el mejoramiento en la prestación de los servicios a los usuarios” y reformó aspectos de dirección, universalización, financiación, fortalecimiento en los programas de salud pública, inspección, vigilancia y control, entre otros aspectos.

Ante el advenimiento de las líneas de calidad se comenzó a trabajar en temas de acreditaciones internacionales con la Joint Comission International, acercando instituciones a esta posibilidad, permitiendo la formación en temas de calidad.

En 2009, con una visión intersectorial, se incluyó a la Cámara de la salud en el programa de “Sector de clase mundial” tratando de nivelar las aspiraciones de la salud a otras industrias y sectores que, quizás con mayor naturalidad, se mueven de manera más lógica y fluida en estos escenarios.

De esta manera hoy y en el mismo escenario nos encontramos con representantes de la industria gráfica, del sector energético, de los textiles, las autopartes, los tics y hemos empezado a entender la importancia del mal llamado turismo médico en la realidad de servicios internacionales de salud en un país que sigue creciendo en términos de calidad.

Para el año 2010 se aportaron n ideas y se participó en mesas de trabajo de la Ley 1438; llegando a distintas mesas de trabajo y aportando ideas y maneras de entender mejor los cambios asociados.

Ante la necesidad de entender el aporte del Sector de la Salud se hace un estudio en 2012 con varias instituciones logrando calcular el WACC y ver la interacción público-privada en términos de crecimiento.

Para el 2013 se inician los informes de sostenibilidad desde la mirada del pacto global con la metodología GRI; lo que permite una comparación interempresarial y una vista de generación de proyección a la comunidad. EN el 2014 se abren distintas misiones a otros países en búsqueda de referenciación hospitalaria y de tener elementos para comparar mejores prácticas a nivel internacional. Se hace parte de la llamada “Instancia asesora” con el gobierno nacional en 2016 junto a Colciencias.

Por distintas aproximaciones y reuniones en conjunto en 2018 se crea el comité de aseguramiento que inicia dependiendo de la cámara de salud pero que recorrerá el camino necesario para ser una nueva cámara sectorial.

EL 2020 la ANDI logra ejercer interacción con otros sectores para dar el apoyo necesario para buscar contingencias en lo referente a enfrentar la Pandemia.

Los pilares estratégicos que la cámara viene desarrollando los podemos resumir de la siguiente manera:

Reposicionamiento del papel del sector que ha permitido no solo mayor visibilidad sino lograr que se entienda que el modelo actual debe mejorar en términos de calidad, financiamiento y desenlaces en salud.

  • Asistencia a foros nacionales e internacionales.
  • Articulación con el “Consejo intergremial” para temas sectoriales de coyuntura y apoyo al Gobierno Nacional
  • Foro de la Salud
  • Informes de Sostenibilidad

En Crecimiento sectorial se ha pensado en buscar la estabilidad del sistema del aseguramiento, las mejores relaciones entres sus actores y por supuesto la posibilidad de nuevas tecnologías y modelos que logren ese crecimiento necesario

  • Recursos frescos para el Sector
  • Estrategias crecimiento talento humano – SENA
  • Requisitos habilitación de servicios de salud
  • Implementación Telemedicina

La Competitividad como otro pilar estratégico busca subir los niveles de respuesta de las distintas empresas asociadas y que permitan aprovechar el conocimiento apropiado por la ANDI en distintas maneras y se trasladen a las empresas de salud:

  • Facturación electrónica
  • Grupos Relacionados de Diagnóstico
  • Capacitaciones mensuales en temas sectoriales
  • Comités:
    • Clínicas Renales
    • Atención pre-hospitalario
    • UCI-N
    • Encuestas: EOIC Salud
    • Flujo de Fondos – Cartera

El cuarto pilar es la Internacionalización que pretende con una mirada integradora y estratégica compartir oportunidades de otras latitudes, experiencias de otros modelos de salud que aporten a las distintas IPS que así lo requieran:

  • Congreso de buenas prácticas en Exportación de Servicios de Salud
  • Ruedas de Negocios
  • Plan de trabajo conjunto con Procolombia y Mincomercio
  • Estrategia digital de promoción
  • Misiones comerciales y de referenciación

 

Seguirán llegando ideas de reformas del sistema de salud, momentos de reacomodación del sistema o coyunturas como el Covid-19; pero si se ve la cámara sectorial como un integrador, facilitador y generador de posibilidades que logren ver la salud como un “todo” podremos seguir demostrando con hechos y datos que el sistema de salud colombiano sigue demostrando capacidades incomparables de resultados en salud en un país.La cámara sectorial seguirá buscando luchar contra la fragmentación del sistema y ser un escenario para encontrar la integración de la cadena de valor del sistema de salud.

Bajo la sombrilla de la ANDI hoy estamos la cámara de dispositivos médicos, la cámara de gases industriales y medicinales, industria farmacéutica, la cámara de la salud y la naciente cámara de aseguramiento podremos buscar una sinergia virtuosa que favorezca el desempeño del sector de la salud donde la vida de los colombianos tenga un escenario digno de ser considerado como los mejores alrededores del mundo.

 

Comentarios