Con los pies en la tierra

Publicado el Observatorio de Tierras

La reparación a las víctimas: una prueba de resistencia

Por: Alejandro Abondano
Investigador del Observatorio

El proceso de paz ha abierto el debate sobre las víctimas del conflicto armado. Se ha hablado mucho de su participación, sus expectativas en dicho proceso y las medidas a tomar para atender sus necesidades. Una cuestión que se viene adelantando desde 2011 con la Ley 1448 para, justamente, atender y reparar a las víctimas. No obstante, la puesta en marcha de esta normatividad ha revelado la gran cantidad de obstáculos que enfrentan las víctimas a la hora de acceder a las medidas diseñadas por el Estado para garantizar su derecho fundamental a una reparación integral.

Este es el caso de Pedro Hernández*, de avanzada edad, quien habitaba con su esposa y sus hijos en la ciudad de Cali. En el 2014, uno de sus hijos fue asesinado por una BACRIM debido a que la familia se negaba a pagar las vacunas que este grupo les exigía. Ante la amenaza de nuevos ataques contra sus vidas, Pedro decidió desplazarse a Bogotá junto con su hija.

Ya en la capital, en febrero de 2015, Pedro y su hija decidieron solicitar a la Unidad de Víctimas que los incluyera en el Registro Único de Víctimas para así poder ser reparados de forma integral de acuerdo con la Ley 1448. Sin embargo, desde ese momento él se ha topado con diversas barreras institucionales que le han impedido acceder a la atención a la que tiene derecho.

En primer lugar, tras haber declarado los hechos de los cuales fue víctima, Pedro esperó durante casi dos años (22 meses) sin obtener respuesta alguna por parte de la Unidad. Tuvo que radicar un derecho de petición que nunca fue contestado e interponer una tutela para poder saber si la Unidad había decidido o no incluirlo en el Registro. Gracias a la sentencia de un juez, por fin pudo conocer la decisión de la Unidad en diciembre de 2016.

Al enterarse finalmente de la Resolución de la Unidad, supo para su asombro que a diferencia de su hija él no había sido incluido. La negativa de la Unidad es inexplicable, ya que tanto su hija como él declararon exactamente los mismos hechos. Por esa razón, Pedro decidió contradecir la decisión de la Unidad a través del recurso de reposición que establece la Ley 1448 para ese fin.

La interposición del recurso, sin embargo, representó para Pedro una nueva barrera. A pesar de tenerlo redactado, no sabía cómo ni dónde radicarlo y el tiempo lo apremiaba para lograr interponerlo antes del vencimiento del término. No obstante, las vías de contacto con la Unidad probaron ser ineficaces. La información no está en la página, el correo electrónico es demasiado lento, el chat nadie lo contesta y por teléfono se le dijo que no se puede dar información a menos que quien la solicite esté en el Registro. La conclusión es un absurdo: Pedro no podía, y aún no ha podido, acceder a la información necesaria para luchar por su inclusión en el Registro, precisamente por no estar en ese Registro.

Así como en el caso de Pedro, muchas víctimas del conflicto se ven obligadas a hacer lo posible por sortear las innumerables trabas para acceder al Registro de Víctimas. No es para menos. La inclusión en esta base de datos representa el acceso mismo a las medidas de atención y reparación pensadas para la población afectada por el conflicto armado.

En principio no es reprochable que exista un Registro para atender a las víctimas, pues este permite al Estado identificarlas para brindarles la atención que necesitan. Lo problemático es que, en situaciones como la de Pedro, este Registro se vuelva un obstáculo para acceder a sus derechos en la medida que se deja de incluir a algunas víctimas de forma arbitraria o les imponen trabas para lograr su inclusión

Ante este panorama, resta preguntar a la Unidad de Víctimas si el camino hacia la paz no es ya un gran reto como para exigir a las víctimas el atletismo de salvar todas las barreras que les decida imponer, y con miras a la paz ¿vale la pena hacer de la reparación integral a las víctimas una verdadera prueba de resistencia?

*Nombre cambiado por seguridad

Comentarios