Bernardo Congote

Publicado el

¿Los pirómanos Gringos incendiando a Ucrania?

El mensaje políticamente correcto de este lado, es que Occidente tiene la razón y Putin no. Pero lo correcto del mensaje no necesariamente le hace veraz.

Durante los últimos 60 años, desde Vietnam no conocemos una sola decisión militar gringa que merezca el calificativo de acertada. (Recordamos, entre otros a Grenada, Irak y Afganistán).

Voces tan penetrantes como la de Friedmann en Estados Unidos[i] y la de Meyssan[ii] en Europa, coinciden desde hace varias semanas en desnudar las altas responsabilidades que tienen los gringos en la actual crisis ruso-ucraniana.

Todo se resumiría en este refrán:  “si tu vecino tiene un Pitbull y ha invertido en amaestrarlo, no intentes meterle sorpresivamente la mano en el hocico.”

Friedman (como también Meyssan) describen los argumentos que validarían el refrán. Ante todo, los sucesivos errores del provincianismo gringo que, desde que cayó el muro de Berlín enterrando a la vieja URSS, lanzó al Senado a meter la mano en el hocico de la sobreviviente Rusia.

Un agudo experto en asuntos rusos afirma que habiendo sido el comunismo soviético el gran enemigo de los gringos, no se justificaba que desbaratada la URSS, utilizaran a la OTAN para meter su hocico por entre las fronteras euro-rusas (Ucrania, por ejemplo).[iii]

(Kennan llega a decir que este provinciano expansionismo gringo estaría revolviendo en su tumba a los padres fundadores).

Lo anterior explicaría, entre otras,  por qué durante los diálogos anteriores Putin insistió en negociar sobre acuerdos vigentes en los pasados años 90 del XX. E inclusive, por qué este lunes 21 puso sobre la mesa a la Rusia soñada por Lenin y a la construida por Catalina la Grande.

Con el agravante contra los gringos de que Putin, cuya democracia no es hoy peor que la de Estados Unidos, tenía por mérito haber derrotado al comunismo soviético mediante el montaje de cierto tipo de fallido capitalismo.

Objetivo que hace apenas unos meses era vital para Putin, sobre todo porque sus nuevas generaciones están pensando más en sacar visas para irse de Rusia, que en permanecer.

Situación agravada porque el cambio climático está destruyendo buena parte de la estepa rusa nor-siberiana, tal como el propio Biden se lo había restregado a Putin (en el hocico) apenas semanas atrás.[iv]

Al final no habría dudas graves de que la suma de errores gringos le habría regalado combustible a Putin para distraer sus fracasos internos movilizando sus masas hacia el alucinante desentierro del difunto “imperio soviético”.

A la orwelliana, Putin habría entendido como antiguo agente de la KGB, que era más fácil montarle una guerrilla a los gringos en Ucrania que resolver sus problemas económicos, políticos y ambientales internos. (Siguiendo al dedillo el refrán tropical: “A papaya servida, papaya comida”).[v]

Ahora. Nada raro sería que este incendio lo estuvieran atizando los gringos también para que Biden distraiga a sus acervos críticos republicanos, por la creciente inflación interna (acercándose al 7% anual).

De modo que a la hora de la verdad, los demás terrícolas estaríamos asistiendo a un perverso juego de play station entre dos regímenes que producen incendios en otra parte para que las masas se lancen a dispararle a cualquier enemigo en alguna parte.

Ambos haciendo como el ladrón que caminando, va gritando hacia cualquier lado diciendo: “!Atrapen al ladrón!”

Friedmann termina recordando a Deng Xiao Ping cuando, respondiendo a un “siglo de humillaciones por parte de Occidente”, advirtió: “Se los haré ver. Los derrotaré con su propio juego”.

Putin – concluye Friedmann-, humillado por Occidente luego del colapso de la Unión Soviética por el expansionismo de la OTAN, hoy les estaría diciendo: “Se los voy a demostrar. ¡Golpearé a Ucrania![vi]

Congótica. Por economía de espacio, no mencionamos que la alianza entre Estados Unidos y Gran Bretaña en este incendio también le serviría al desatinado Boris Johnson para dilatar la amenaza de que sus propios copartidarios le expulsen del 10 de Downing Street.

Congótica 2. Para empeorar las cosas, ninguno estaría en peor posición en este juego pirómano que Alemania e Italia ante la obligatoria suspensión de la construcción del gasoducto Rusia-Europa.

Congótica 3. Estados Unidos e Inglaterra (¿desquitándose del Brexit?) estarían jugando con fuego en la boca de un gasoducto.

Congótica 4. Las jugaditas no son patrimonio exclusivo de la secta fascista criolla.

[i] https://www.nytimes.com/2022/02/21/opinion/putin-ukraine-nato.html   Consulta de febrer0 23 2022

[ii] https://www.voltairenet.org/article215454.html  Febrero 01 2022. Consulta de febrero 23. https://www.voltairenet.org/article215549.html  Febrero 08 2022. Consulta de febrero 23. https://www.voltairenet.org/article215766.html Febrero 22 2022. Consulta de febrero 23

[iii] George Kennan, arquitecto demócrata de la estrategia de contención de Rusia durante el gobierno Clinton.

[iv] https://www.nytimes.com/2022/01/25/opinion/president-biden-russia-ukraine.html     Consulta de febrero 23 202

[v] Orwell, G. 1984.

[vi] https://www.nytimes.com/2022/02/21/opinion/putin-ukraine-nato.html   Consulta de febrero 23 2022

 

Comentarios