Bernardo Congote

Publicado el

Más militares al Cauca: ¿otra bobada de DUribe?

Un kilogramo de cocaína valdría hoy, en Bélgica, unos 45.000 dólares[i]. Entre tanto, un kilogramo de yuca se vendería en Colombia en 45.000 pesos[ii]. Esto significaría que un narcotraficante cobra en Bélgica aproximadamente 3.319 veces más dinero que el que cobraría en Corabastos vendiendo yuca[iii].

 

Ingenuamente, tal vez, las organizaciones indígenas del Cauca ofrecen como solución a la que ellos mismos llaman guerra de la coca, erradicar en 6 meses 17.000 hectáreas de hoja de coca. ¿Para dedicarse a hacer qué después?

 

Y, peor, ¿cuánto tiempo esperaría la mafia narco-para-militar para incentivar la re-sustitución de hoja de coca? Y, ¿cuántos militares más tendría que mandar DUribe ya no al Cauca sino a Nariño o Putumayo para hacer la pantomima de que gobierna?

 

¡Es la economía estúpido! Se le atribuye como frase a Bill Clinton. Sólo que,  precisamente, la estupidez impediría entenderla.

 

Cualquier estudiante de primaria económica, entendería que sólo un estúpido cultivaría yuca pudiendo cobrar tres mil veces más cultivando hoja de coca. Ese mismo estudiante primario, entendería que mientras el tráfico de la cocaína siga siendo ilícito, sus costos serán elevados y el precio final tenderá hacia el infinito.

 

Primero, porque hay que pagarles peajes a los policías y militares para que dejen entrar los insumos. Y, una vez producida la pasta de coca, porque hay pagarles peajes a los guerrilleros, a los policías y a los militares para que la dejen exportar. Todos estos ilícitos hacen que los precios suban indeteniblemente[iv].

 

Pero no es solo pagarles a los de a pie. Mientras el negocio crece, la pirámide se hace más alta y las coimas son superiores. Y todas ellas se blanquean en las cuentas bancarias de unos y otros.

 

Sospecharemos entonces ¿Por qué no lo entienden nuestros ilustrados políticos? ¿O nuestros sapientes banqueros? ¿Será, acaso porque se están beneficiando con el negocio mientras siga siendo ilegal?

 

Algo hay podrido en Cundinamarca. La no legalización del negocio de las drogas sicoactivas beneficiaría a diversos y altísimos intereses. Pero sólo cobraría los muertos entre los campesinos de a pie, los indígenas resguardados y los jíbaros miserabilizados de nuestras ciudades.

 

En efecto, en esta suma de absurdos lógicos el negocio estaría diseñado para que, por un lado, pase libremente el dinero mientras por el otro corra libremente la sangre.

 

Y mientras ambos canales se mantengan separados, gracias a la ilegalidad del negocio, el Cauca y toda Colombia se podría inundar de policías y militares y ello sólo contribuiría a enriquecer perversamente a los “vigilantes del orden”.

 

Inundar el narcotráfico de vigilantes sólo induce a pervertir a los policías y militares. De modo que la infantil “solución DUribe” ¡sólo promete contribuir a que suba el precio de la cocaína! Pero nunca a bloquear los ingresos ilícitos de los narcotraficantes (y sus “beneficiarios” de cuello sucio).

 

En conclusión: mientras más presión policial o militar se le ponga al negocio ilícito, ¡más prospera el negocio y los campesinos ponen más muertos!

 

Y mientras el negocio siga siendo ilícito, más plata rodará por entre las cuentas bancarias y más cajones llegarán a los cementerios cargando a los de ruana.

 

 

Congótica. Algún bonachón propondría ¿por qué no traer cascos azules de la ONU o marines de los Estados Unidos a que “nos ayuden a controlar el narcotráfico”? Pero habría que advertirle: No. ¡Porque las coimas serían en dólares!

Congótica 2. El partido de gobierno acaba de ser aplastado en las elecciones y después de reflexionar, ningún ministro ha renunciado. Tampoco alguno ha sido echado. Todo lo anterior probaría que el partido de gobierno ni gobierna ni es partido.

Congótica 3. ¿Por qué incendiaron la camioneta donde iban los asesinados indígenas caucanos, en el mismo sitio vigilado por el Ejército?

El autor es profesor universitario colombiano, miembro del Consejo Internacional de la Fundación Federalismo y Libertad (www.federalismoylibertad.org), autor del libro La Iglesia (agazapada) en la violencia política (www.amazon.com) y escribe el blog argentino: www.federalismoylibertad.org/agenda/articulos

 

[i] https://www.eltiempo.com/justicia/conflicto-y-narcotrafico/cocaina-colombiana-esta-entrando-a-europa-por-amberes-belgica-430386 Consulta del martes 5 de noviembre 2019. El dato se estima puesto en el puerto de Amberes.

 

[ii] https://www.corabastos.com.co/sitio/historicoApp2/reportes/BoletinDescarga.php consulta del 6 de noviembre 2019

[iii] El dólar abrió en la bolsa, este 6 de noviembre a 3.319 pesos.

[iv] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/inundacion-cocalera-mentiras

 

 

Comentarios