Bernardo Congote

Publicado el

2022: ¿A Frenar o a Profundizar la guerra?

Gutiérrez propone que en el debate político criollo no hay “perversiones” ni conspiraciones sino un grueso juego de intereses.[i]

¿Qué intereses son? Los de la minoría cuyo poder consiste en acumular capitales (platudos financiero-empresariales) o tierras (platudos agropecuarios).

Para lograrlo, los platudos han mostrado estar dispuestos a profundizar todo tipo de violencias, haciendo trizas cualquier intento pacificador. Y a esto se le llama, histórico políticamente, fascismo.[ii]

En este juego degradante, las elecciones de 2022 buscarían conservar un aparato legal (congresistas), judicial (jueces) y ejecutivo (funcionarios) que diseñe, aplique y ejecute reglas de juego que defiendan los privilegios de los platudos.

(Colombia necesita más ricos y menos platudos)[iii]

La guerra es el escenario ideal para que los platudos se enriquezcan. Bloqueados sus competidores por el desorden (como acaba de probarlo el Paro), pueden hacer con sus productos y sus precios lo que les venga en gana.

Para acabar de enredar la pita parecería que los intereses asalariados, pensionados, campesinos y microempresarios les moviera a elegir los candidatos de los platudos, “porque éstos defenderían los intereses del pueblo”.(¡!)

Ocultando que mientras el Estado deja de recibir billones de pesos en impuestos que NO PAGAN los platudos, ese uribismo disfrazado de “popular”, ha aplicado una tras otra reformas tributarias para asfixiar los magros ingresos de asalariados, pensionados, campesinos y microempresarios.[iv]

(Colombia necesita más ricos y menos platudos)

Este pandemonio viene fraguándose hace casi 20 años (desde la primera presidencia del mayordomo), disfrazado ahora de “centro-democrático”. Pero tenemos abundantes pruebas de que la escala uribista se ha configurado como una realidad fascista.[v]

La hondura más baja del fascismo uribista, habría tenido su máxima expresión en la suma de estupideces que rodearon la votación del NO que condenó el acuerdo de Paz en 2016.[vi]

(Colombia necesita más ricos y menos platudos)

¿Cuáles habrían sido hasta hoy los costos de esas estupideces?

Primero. El uribismo logró reelegirse en Duque, induciendo:

  • Mayor desconfianza en el aprecio del sistema por la palabra empeñada;[vii]
  • La persecución del Estado contra la población civil (urbana y rural);
  • Incentivos para que mayor número de perseguidos engrosen las filas armadas;
  • Iniciativas y declaraciones permanentes contra la justicia transicional;[viii]
  • Iniciativas contra las políticas de acceso a tierras;
  • Planteamientos públicos … acerca de la necesidad de reformar el Acuerdo (de Paz), y
  • Desfinanciación (de su cumplimiento) en materia grave.

Segundo. El uribismo logró hacer trizas el acuerdo de paz, sin razón por la cual:

  • “Una cantidad no despreciable (de desmovilizados ha) creado nuevos grupos o se (ha) unido a ellos”;
  • “Parte de las milicias de las FARC… se rearmaron”;
  • “El ELN sigue activo”;
  • “El ELN y las disidencias (habrían logrado) construir un sólido control territorial sobre algunos municipios”;
  • “El EPL… está lejos de desaparecer”, y
  • (Todos los anteriores insurgentes) “pueden refugiarse … al otro lado de la frontera venezolana.”[ix]

¿Qué y Cómo haremos para ahogar estas atrocidades en 2022?

Congótica. La vulgar precandidatura presidencial de la vulgar ciudadana Cabal (representante de los ganaderos pro-paramilitares)[x], confirma sin ambages la esencia fascista que mueve a la platocracia criolla en defensa, exclusivamente, de sus intereses monopólicos.

Congótica 2. Sumémosle a esta vulgaridad politiquera, la auto defensa de los otros platudos azucareros, banqueros, palmicultores, arroceros, cafeteros, manufactureros, etc.

Congótica 3. La pre candidata uribista sustenta su vulgar proyecto politiquero en “… el deseo de encontrar una voz que represente lo que finalmente el uribismo construyó, un pilar de doctrina como la seguridad democrática que está más vigente que nunca”.[xi]

Congótica 4. Y además, se hunde en el vulgarismo guerrerista según el cual “… nos estamos dejando llevar por la narrativa de la destrucción de la Fuerza Pública. Yo no habría esperado más de tres días para darle la orden a la fuerza pública y ejército.”

[i] Gutiérrez, F. (2021), ¿Un nuevo ciclo de la guerra en Colombia?. Bogotá: Debate. Pág. 142 ss.

[ii] Gutiérrez, Cit. Págs. 148-169 entre otras.

[iii] http://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/necesitamos-mas-ricos   Enero 8 2019.

[iv] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/cuanta-plata-nos-ha-costado-uribismo   Junio 26 2021.

[v] https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/fascismo-ha-disfraz-del-gran-capital   Octubre 3 2020.

https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/paef-plan-ayuda-empresarios-fascistas   marzo 17 2021.

https://blogs.elespectador.com/politica/bernardo-congote/juega-la-secta-fascista   marzo 25 2021.

[vi] Gutiérrez, Cit. Págs. 163,164.

[vii] Ídem. Pág. 100.

[viii] Ídem. Págs. 145, 146 ss.

[ix] Ídem. Págs. 94, 95. (Itálicas y paréntesis del blog).

[x] Ídem., Págs. 153 ss.

[xi] https://www.elespectador.com/politica/maria-fernanda-cabal-se-lanza-como-precandidata-presidencial/Junio 24 2021.

 

Comentarios