Mongabay Latam

Publicado el Mongabay Latam

Tres desafíos ambientales de Colombia en el 2019

  • ¿La prohibición del mercurio en la minería será suficiente para salvar los ríos? ¿Se le cerrará la puerta al fracking? ¿Qué sucederá con las consultas populares y los proyectos extractivos?

(Mongabay Latam / Antonio José Paz Cardona)

Cada nuevo año trae consigo diferentes desafíos. Mongabay Latam escogió 3 temas que estarán en el centro del debate ambiental durante 2019 en Colombia.

Parque Nacional Natural Chiribiquete. ©LG Naranjo/WWF Colombia.
Parque Nacional Natural Chiribiquete. ©LG Naranjo/WWF Colombia.

1. INCESANTE LUCHA CONTRA LA DEFORESTACIÓN EN LA AMAZONÍA

Después del preocupante incremento de la deforestación en el 2018, encontrar formas efectivas para detenerla será un enorme desafío para las autoridades en 2019. Según el reporte del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) para el último trimestre del 2018, la Amazonía concentró el 43 % de las alertas tempranas de deforestación de todo el país y los departamentos de Guaviare y Meta son los que concentran la mayor parte de estas.

“La magnitud del reto es infinitamente mayor a las acciones, medios y capacidades que hasta hoy se han dispuesto”, asegura Rodrigo Botero, director de la Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible (FCDS).

Para Botero, combatir la deforestación es un desafío que contiene retos adicionales. El primero tiene que ver con la lucha contra el acaparamiento de tierras, que se asienta sobre la ilegalidad y la informalidad, “es decir, sobre la incapacidad de un Estado para definir a cuánto territorio puede acceder cada colombiano. La inexistencia de un proceso de formalización lleva a que la gente agarre sin control la tierra que quiera. Es necesario crear un catastro multipropósito en las zonas de mayor deforestación”.

Deforestación en el departamento del Guaviare. Foto:Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS).
Deforestación en el departamento del Guaviare. Foto: Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS).

Según el director de la FCDS, el Ideam produce una información técnica extraordinaria que no ha sido usada adecuadamente por quienes aplican la ley. “Se sabe quién tumba 800 o 1000 hectáreas en un solo predio y a ese no le sucede nada, mientras que en predios donde se tumban 50 hectáreas sí se hace el operativo policial”, afirma. “El gran reto en 2019 es pasar de atrapar ‘motosierristas’ a capturar inversionistas. Y empezar por los que causan las mayores deforestaciones”.

Otro de los desafíos que plantea Botero es fortalecer las penas contra los delitos ambientales y que el Estado, en especial las autoridades locales como las gobernaciones y las alcaldías logren conducir un proceso de inversión pública consistente con el ordenamiento ambiental. “Hemos encontrado que esas inconsistencias generan estímulo para la deforestación y un ejemplo concreto es el tema de los planes viales que hoy no tienen en cuenta el ordenamiento ambiental vigente”.

Para Rodrigo Negrete, abogado ambiental y exasesor jurídico del Ministerio de Ambiente, también es importante analizar la efectividad de los programas y recursos nacionales y de cooperación internacional que se están invirtiendo para frenar la pérdida de bosques. “En 2019 hay que prestarle especial atención a todos los proyectos que se están ejecutando en la Amazonía, cuál es el control sobre los dineros, recursos y en general sobre la gestión que se está haciendo allí; qué tanto están incidiendo esos proyectos sobre la deforestación”, se pregunta Negrete.

Este análisis será clave, teniendo en cuenta que a finales de noviembre el director general de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Unión Europea, Stefano Manservisi, anunció el aumento de recursos de cooperación para Colombia, destinando 9,5 millones de euros al sector Ambiente (8 583 690 dólares). Además, el 17 de diciembre, el Fondo Colombia Sostenible ─a través de tres líneas de inversión con recursos provenientes de Noruega, Suecia y Suiza─ desembolsó los primeros 7 millones de dólares para impulsar el desarrollo rural en el campo colombiano, asegurar la sostenibilidad ambiental y afrontar los desafíos de la deforestación y el cambio climático.

Lee más | Peligro para defensores ambientales en 2018: el caso de Hidroituango en Colombia

2. EL FRACKING A DEBATE EN MARZO

El proyecto de ley que pretende prohibir el fracking en Colombia es otro de los pendientes para el 2019.  El proyecto fue presentado el 1 de agosto de 2018 en el Congreso y el legislativo pospuso su debate para diciembre. Una vez llegó ese mes, los congresistas decidieron aplazarlo para marzo, cuando retornan de vacaciones.

Carlos Andrés Santiago, líder de la Alianza Colombia libre de fracking, afirma que el objetivo del Congreso es que el proyecto se hunda. Este tiene que dar cuatro debates en un año, es decir, hay plazo hasta el 20 de julio de 2019. Si en el 2018 no alcanzaba a hacerse el segundo debate es poco probable que el tiempo alcance. “Como les quedaba mal hundirlo de frente, lo que han hecho es aplazar las discusiones y acabarlo de esa manera”.

Para Santiago, en 2019, el debate sobre el fracking no se limitará solo al Congreso. El gobierno anunció en el 2018 su decisión de iniciar proyectos piloto de fracking. “Hay una decisión  temporal de suspensión tomada por el Consejo de Estado gracias a una demanda que interpusimos contra los decretos del marco normativo del fracking, esto quiere decir que no se pueden firmar contratos, ni otorgar licencias, ni desarrollar proyectos. Si lo hacen sería completamente ilegal”.

El río Putumayo es el paso entre las comunidades Siona de San José de Wisuyá (Ecuador) y Buenavista (Colombia). Foto: Amazon Frontlines.
El río Putumayo es el paso entre las comunidades Siona de San José de Wisuyá (Ecuador) y Buenavista (Colombia). Foto: Amazon Frontlines.

El 2019 estará marcado por una fuerte disputa entre quienes se oponen al fracking y quienes están a favor de la explotación de yacimientos no convencionales. Los opositores han recurrido al Congreso pero también a la rama judicial para intentar frenar el fracking y este año tratarán de presentarle los mejores argumentos al Consejo de Estado para que falle definitivamente a su favor. El Plan Nacional de Desarrollo también impondrá desafíos para quienes se oponen a esta propuesta del sector hidrocarburos, “si bien aún no se conoce el texto de la ley, en el documento de debates se menciona el desarrollo de los yacimientos no convencionales en dos párrafos… Lo más probable es que en el Plan Nacional se mencionen varios artículos para legitimar el fracking por esta vía”, asegura Carlos Andrés Santiago.

Sin duda, este debate ocasionará en Colombia múltiples movilizaciones sociales. Para Santiago, las comunidades, en especial las del Magdalena medio ─donde se han anunciado los pilotos de fracking─, recurrirán a fuertes manifestaciones de resistencia, “lo cual agravará los conflictos socioambientales y la situación de líderes sociales”.

Lee más | No estamos haciendo lo suficiente | EDITORIAL

3. UN AÑO CRUCIAL PARA LAS CONSULTAS POPULARES

En octubre de 2018 la Corte Constitucional tomó la decisión de prohibir las consultas populares  que se realizaban para que la población pudiera decidir si estaba a favor o en contra de permitir proyectos extractivos en sus territorios. Esta decisión abre dos enormes interrogantes para el 2019: qué pasará con las decisiones tomadas en las consultas realizadas con anterioridad a la sentencia ─mecanismo de participación ciudadana─ para frenar proyectos extractivos. Esto además dejó en duda las decisiones de las nueve consultas populares que se habían realizado con anterioridad a la sentencia y si este mecanismo de participación ciudadana quedará finalmente revocado.

El abogado Rodrigo Negrete asegura que varias organizaciones como Dejusticia y universidades como la de Antioquia y Los Andes han interpuesto recursos de nulidad contra el fallo de la Corte y se espera que dichas demandas tengan una respuesta en 2019. “Es muy probable que eso se decida rápido porque el gobierno quiere que las puertas queden totalmente cerradas. Además, la que debe decidir es la misma Corte Constitucional y sería muy extraño que fallara en contravía a su decisión inicial”.

Grandes extensiones de tierra deforestada en el Parque Tinigua son luego usadas para sembrar cultivos ilícitos. Foto: Cormacarena.
Grandes extensiones de tierra deforestada en el Parque Tinigua son luego usadas para sembrar cultivos ilícitos. Foto: Cormacarena.

Al tiempo que esto ocurre, las organizaciones también acudieron al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y solicitaron una audiencia. Sin embargo, para que el organismo internacional tome cartas en el asunto se debe esperar a que la Corte Constitucional decida sobre las demandas, pues solo así se habrán agotado todas las instancias judiciales en el país.

Algunos municipios todavía intentan convocar a consultas populares pero durante 2019 les negarán las solicitudes, por lo menos mientras la sentencia siga vigente. Sin embargo, Negrete asegura que se seguirán promoviendo los acuerdos municipales en defensa del patrimonio ecológico y cultural, pues son otra forma de prohibir las actividades extractivas desde los gobiernos locales y, según dice, la Corte no se pronunció sobre ese tema. “Ya van 39 acuerdos. Solo entre noviembre y diciembre de 2018 se aprobaron 10. Los mineros y los petroleros afirman que con la sentencia también se prohibieron los acuerdos, pero eso no es cierto”.

Para el abogado ambiental el apoyo del gobierno de Iván Duque a la industria extractiva es evidente y se refleja en hechos como que Colombia no ratificara el Acuerdo de Escazú ni la declaración de la ONU sobre derechos de los campesinos. “La tendencia del gobierno es ir cerrando posibilidades a cualquier espacio que tenga que ver con temas de líderes sociales y derechos de la naturaleza”, asevera. Esto a pesar de que el presidente Iván Duque ha dicho que los proyectos extractivos se realizarán con las más altas exigencias ambientales y de sostenibilidad.

El pronóstico de Negrete no es alentador. “En términos generales los conflictos se van a agudizar en 2019 y creo que van a seguir los asesinatos de líderes sociales y ahí están los ambientalistas”.

La versión completa de este informe fue publicada en Mongabay Latam. Puedes leerla aquí.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Colombia, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

OTRAS HISTORIAS DE MONGABAY LATAM QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Devastación en la Amazonía peruana: imágenes que impactaron en el 2018. Operativos de la Fuerza Aérea del Perú han revelado mejor que nunca desde el aire el implacable avance de la deforestación en la Amazonía. Estas 4 historias muestran los efectos destructores de la minería y tala ilegal, así como el narcotráfico. Lee la historia aquí.

Colombia: Autoridad ambiental hace nuevos requerimientos a Hidroituango. Incertidumbre. Autoridad Nacional de Licencias Ambientales de Colombia hizo 28 requirimientos “de cumplimiento inmediato” a EPM: monitoreo de la calidad de agua, rescate de fauna y mitigamiento de riesgo de deslizamientos. Comunidades aún temen porque no se conoce daño que sufrió proyecto hidroeléctrico. Lee la historia aquí.

Perú: conozca la increíble fauna silvestre del bosque nublado de Pampa Hermosa. Durante tres meses, el biólogo Sean McHugh y la cineasta Jasmina McKibben recorrieron los bosques nublados de Pampa Hermosa, en Junín, Perú. Lo que encontraron superó sus expectativas: osos de anteojos, monos choros de cola amarilla y más. Lee la historia aquí.

Comentarios