Mongabay Latam

Publicado el Mongabay Latam

Torneos para capturar al pez león y controlar su voraz invasión en el Caribe colombiano

  • Parques Nacionales Naturales de Colombia ha buscado todo tipo de estrategias para fomentar la captura del pez león. Se han realizado varias competencias y el último torneo tuvo lugar en el Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona en Acandí (Chocó).

(Mongabay Latam / Antonio José Paz Cardona) 

El pez león (Pterois volitans) lleva ya varios años siendo un problema para los ecosistemas y la biodiversidad del Caribe colombiano. Esta especie invasora se ha multiplicado rápidamente y tiene en peligro a cientos de especies que, al no estar acostumbradas a su presencia, no saben cómo reaccionar ante él. Además, depredadores naturales como el mero guasa (Epinephelus itajara) o los tiburones, están bastante disminuidos en esta zona.

Falta derribar mitos sobre su veneno para fomentar su consumo y que los pescadores tengan un incentivo económico para sumergirse a grandes profundidades y capturarlo. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Falta derribar mitos sobre su veneno para fomentar su consumo y que los pescadores tengan un incentivo económico para sumergirse a grandes profundidades y capturarlo. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Han surgido diferentes campañas para consumirlo, entre ellas la del chef colombiano Jorge Rausch, pero todavía falta bastante para controlar las poblaciones de este pez.

Parques Nacionales ha venido liderando torneos para la captura de esta especie en algunas áreas protegidas del Caribe como los parques nacionales Tayrona, Corales del Rosario y San Bernardo y Old Providence McBean Lagoon. Este mes la competencia llegó al Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona, en las costas caribeñas del departamento de Chocó.

Lee más | Sebastián Hernández: “el comercio ilegal de aletas de tiburón llega desde Ecuador”

LOS RESULTADOS

La actividad citó a pescadores y buzos de la región que en un día lograron capturar cerca de 20 peces bajo la técnica de buceo a pulmón libre. Héctor Martínez Viloria, coordinador del Santuario de Fauna, dijo que el peso total de los peces fue de 10,6 libras y que el rango de talla estuvo entre los 19 y los 33,5 centímetros.

“Haber capturado especímenes, tanto hembras como machos, de más de 30 centímetros pone en evidencia que esta especie está reproduciéndose en la zona y esto debe prender las alarmas porque las hembras se reproducen cada 3 o 4 días cuando alcanzan su etapa de madurez y en cada postura depositan más de 25 000 huevos”, le cuenta Martínez Viloria a Mongabay Latam.

Peces león capturados durante torneo en Acandí. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Peces león capturados durante torneo en Acandí. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Aunque podría pensarse que 20 peces capturados en un día es una cifra pequeña, es necesario tener en cuenta otros factores antes de llegar a esa conclusión. En primer lugar, la captura del pez no es fácil pues se encuentra a profundidades de más de 10 metros y los individuos más grandes buscan mayores profundidades ─hay registros de pez león a 30 y 40 metros─ y hacer la pesca a pulmón libre no es una tarea sencilla.

Además, Efraín Ballesteros, director del consejo comunitario Cocomaseco, dice que la pesca se dio en un área pequeña de solo 100 metros cuadrados, “si eso se capturó en ese espacio, imagínese la magnitud del problema en todo el mar de Acandí. El pez león tiene presencia en las costas de nuestro municipio, desde Cabo Tiburón hasta el río San Nicolás en límites con el municipio de Unguía”.

Alberto Álvarez fue el pescador y buzo que obtuvo el primer lugar de la competencia. Logró capturar 9 peces. Su experticia capturando al pez se debe a que suele matarlos cuando los ve cerca de las langostas. Álvarez bucea en busca de esta última especie, de la que obtiene parte de su sustento económico.

Extracción de pez león en el Santuario, sitio denominado Rocas de Jando. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Extracción de pez león en el Santuario, sitio denominado Rocas de Jando. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Según dice, hace cuatro años empezó a ver al pez león. “Yo no lo consumo, pero a veces lo pesco y se lo llevo a unos amigos que sí lo comen y dicen que es muy sabroso”. Dice que lo difícil de capturarlo es tener que bucear a grandes profundidades, pero que cuando lo ven no es tan difícil usar sus arpones rudimentarios para matarlos.

El problema es que pocos se ven interesados en pescar pez león pues no hay suficientes incentivos económicos ─es muy poco su consumo─ y la gente piensa que su veneno puede matarlos, “cada vez que ven uno se alejan con miedo”, dice Alberto Álvarez.

Hasta ahora solo conoce de un hotel en Capurganá ─zona rural de Acandí, en Chocó, muy cerca de la frontera con Panamá─ que compra pez león. Según dice, solo los pescadores de esa zona se aventuran a pescarlo con frecuencia.

Lee más | La milagrosa supervivencia de los corales de Varadero en la bahía de Cartagena

FALTAN INCENTIVOS

Sumado a la dificultad de su pesca y los mitos alrededor de su veneno, los habitantes de Acandí no se aventuran a pescarlo masivamente pues no hay un mercado que haga una demanda constante del pez león.

“Hace falta que lo compren. Si tenemos una empresa en las grandes ciudades o restaurantes que nos diga: ‘le compramos todo el pez’, le aseguro que aquí todo el mundo se va a pescarlo. Pero en estos momentos la gente casi no lo come y por eso no hay una motivación”, enfatiza Efraín Ballesteros de Cocomaseco.

Los ejemplares de pez león se encontraron entre los 12 y los 15 metros. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.
Los ejemplares de pez león se encontraron entre los 12 y los 15 metros. Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Frente a esta situación, Héctor Martínez del Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona, dice que es necesario ensayar otras técnicas que permitan una mayor eficiencia en la captura del pez león. Para él, si se ignora el tema de las profundidades en las que habita, su captura es relativamente sencilla porque es un pez muy territorial que vive en sitios estratégicos como cuevas, rocas, arrecifes coralinos y fondos sedimentarios, por lo que es “una especie poco nadadora y al momento de ser avistado puede capturarse con los arpones”. Aun así, cree que pueden existir otras técnicas que podrían dar mejores resultados como las trampas tipo nasa ─red de pesca pasiva en forma de un cilindro que se va estrechando. Cando la presa entra en la red va cayendo en un depósito del que le es imposible salir─.

Martínez también coincide en que todavía hay gente que piensa que al ser una especie venenosa, no se puede comer. “Sus espinas son las venenosas ya que están conectadas a unas glándulas que liberan neurotoxinas que pueden generar adormecimiento e hinchazón en la zona de la picadura, fiebre, vómito o dolor de cabeza, pero no conozco ningún registro de persona que haya fallecido por un puyazo con pez león”, comenta.

Además de que no es mortal, el efecto de la neurotoxina suele terminar cuando el pez está fuera del agua y se cortan sus espinas. El agua caliente es usada como “antídoto” para la zona afectada.

La creatividad también busca ayudar en el control del pez león como especie invasora. Hace poco Mongabay Latam reportó como biólogos colombianos están elaborando joyas con las aletas y cola del pez león (las espinas venenosas se deshacen al sacarlas del agua).

Una versión ampliada de este reportaje fue publicada en Mongabay Latam. Puedes leerla aquí.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental en Colombia, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí.

OTRAS HISTORIAS DE MONGABAY LATAM QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Perú perdió dos millones de hectáreas de bosques primarios en dos décadas. Bosques desaparecidos. Las selvas de Loreto, Ucayali, San Martín y Madre de Dios, en el Perú, revelan evidencia de la preocupante deforestación de la Amazonía. El avance destructor de la palma, el cacao, la minería ilegal y la tala. Lee la historia aquí.

Megaproyectos chinos se convirtieron en un peligro para los indígenas y la Amazonía de Ecuador. Ecuador es uno de los países donde existe mayor participación china. La llegada de proyectos mineros y de hidrocarburos a su Amazonía ha traído daño ambiental, choques violentos con pueblos indígenas y corrupción. Lee la historia aquí.

Chile: producción de celulosa y la desconocida magnitud de sus impactos en el mar. La ampliación de la planta Horcones aumentará la producción de celulosa en Chile, pero existe aprensión en los habitantes del Golfo Arauco y alrededores en la región del Biobío. Se teme el daño ambiental de la expansión de monocultivos, mayor consumo de agua y contaminación en el mar. Lee la historia aquí. 

Comentarios