Minería sin escape

Publicado el JD Angulo Argote

MINERÍA RENOVABLE. No es subterránea, ni Open Pit

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en septiembre del 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. La Agenda 2030 plantea 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económicas, sociales y ambientales. Fuente: https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals.html.

Los grandes avances tecnológicos e innovadores en el mundo, son el resultado de análisis con soluciones simples. Estos deben estar encaminados a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), donde la minería renovable cumple a cabalidad con valor compartido estos lineamientos.

La minería renovable, así la he bautizado. No requiere de mega camiones, palas, perforadoras, voladuras, túneles, rampas, y lo más disruptivo e innovador: es una actividad renovable sin pasivos ambientales. Así como lo oyen. En la actualidad se está desarrollando con otro enfoque dentro de las ciudades, de la mano con el Estado, las empresas, siendo la academia el bastión principal para lograr este tipo de minería, y no podía faltar la sociedad como veedora y defensora de tal transformación. Es 100% industria verde, desde ahora no será mirada como extractivismo, con cero huella de carbono, donde el hombre es el generador y la fuente principal de esa gran riqueza. Los seres humanos y animales en cada una de las actividades cotidianas del día a día, están acumulando grandes depósitos con posibles nuevos descubrimientos de minerales y mineraloides (sustancia de origen orgánico e inorgánico, sólido o líquido, con apariencia similares a la de los minerales).

Además, vivimos en un mundo de transiciones “para estar de píe se necesita estar corriendo”, donde la minería mundial se ha caracterizado históricamente por dos tipos de explotación tradicional: a cielo abierto “open pit” y subterráneo “underground”. En algunos casos se combinan.

La minería tradicional (a cielo abierto y subterráneo), necesita un balance cada vez más integral y ecoamigable “cero huella de carbono”. Los stakeholders (partes interesadas), buscan los mecanismos necesarios que permitan lograr el equilibrio ideal entre: Estado, empresa, academia y comunidad, todos con un enfoque frente al colapso climático. No les queda otro camino que compartir la torta.

Es ahí, donde la minería renovable genera el matrimonio soñado: empatía-armonía- solidaridad-respeto y beneficios compartidos entre todos los stakeholders. Antes de explicar los grandes impactos positivos de esta minería, reitero que la obtención de los minerales y mineraloides no cubrirán la demanda total del mercado a corto y mediano plazo. Para ello antes que todo, es importante alfabetizar a la sociedad con la minería renovable, que es, en que consiste y como sus territorios pueden convertirse en grandes poseedores de minería renovable.

Por otra parte, en la gestión integral del agua, países como: Chile, España, Israel Chipre, entre otros, dentro de su ordenamiento y planeamiento territorial, tienen como prioridad el tratamiento del 100% de sus aguas residuales o servidas. Se conoce como agua residual al conjunto de aguas afectadas, ya sea por acciones naturales o antrópicas, que se generan a partir de residuos líquidos domésticos, urbanos, agrícolas, pluviales o industriales, las cuales pueden contener grasas, detergentes, materia orgánica, residuos industriales, agro ganaderos, sustancias toxicas, entre otros contaminantes. Fuente: https://blog.fibrasynormasdecolombia.com/aguas-residuales-clasificacion-y-caracteristicas/.

Ahora sí, entremos en materia. La estruvita es un mineral de la clase de los fosfatos, fue descubierta en 1846 al reconstruir la iglesia de San Nicolás, en Hamburgo, ​siendo nombrada así en honor de Heinrich C. G. Struve, diplomático ruso en Alemania. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Estruvita. Su composición química (MgNH4 PO4·6H2O) concentra grandes cantidades de fosfato de amonio y magnesio o MAP, por sus siglas en inglés, lo cual lo convierte como la principal mena de fosfato renovable de todo el planeta. El fosfato es un componente fundamental del ADN, y constituye un nutriente esencial para la vida y el desarrollo de los seres vivos. ¿Será el mineral del futuro a partir de la minería renovable?.

En todas las aguas residuales generadas en el mundo, es común encontrar el presente y futuro fertilizante de los suelos, la estruvita. Donde la sociedad es la fuente principal de los desechos orgánicos e inorgánicos: al ducharse, lavarse los dientes, las manos y realizar toda actividad de contacto con el agua, de esta manera se eliminan minerales, los cuales viajan por la cañería, son captados y acumulados en las minas renovables “aguas residuales o servidas”.

En los mercados mundiales, la estruvita es un sustituto de la roca fosfórica, tan solo se requiere: planear-captar y transportar las aguas residuales hacia las EDAR (Estaciones depuradoras de aguas residuales). En Colombia le llaman Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR). El principio inicial de las EDAR, era el tratamiento del 100% de las aguas residuales. Pero, durante el proceso de tratamiento, se descubrió que la estruvita era un problema al momento de cristalizar, obstruía el proceso en las tuberías, generando mayores costos operativos e ineficiencia en las EDAR.

Un problema convertido en oportunidades

La estruvita es reconocida como el mineral estrella para la agricultura. Se estiman valores superior a los $USD 1000 dólares/ton (el precio no cesará de aumentar, además que es un recurso renovable, producto de una minería renovable). Dentro de sus grandes ventajas: su liberación lenta que va suministrando los nutrientes gradualmente a los cultivos, su bajo índice de salinidad y un reducido contenido en metales pesados, lo que lo hace muy adecuado para sustituir a otras fuentes fosfatadas, por lo que la Comisión Europea tiene un gran interés para poder sustituir al menos parcialmente la importación de fosfatos extracomunitarios. Estudios mundiales recientes, han encontrado grandes trazas de cromo, níquel y plomo en las aguas residuales (todo por explorar), varían en función del proceso empleado, obteniéndose un cristal de entre 90-98% de pureza. A su vez, se obtienen cristales cuyo contenido en agua es menor al 5%.

Colombia necesita romper el primer paradigma: tratamiento 100% de las aguas residuales como solución en la gestión integral del agua (objetivo No 6 de los ODS). Se nos avecina una minería renovable con un sin número de oportunidades. No nos quedemos pensando que la esmeralda, el carbón, el cobre, níquel, oro entre otros minerales, solo se obtienen de forma tradicional. El paso a seguir, es descubrir los sustitutos del futuro en las aguas residuales del territorio colombiano, de seguro con mayor valor y aceptación por parte de una sociedad que exige a gritos un cambio. No me sorprenderá escuchar los nuevos descubrimientos de minerales y mineraloides, tales como: argotica (en honor a mi abuelo Rubén Emilio Argote-q.e.p.d-), sogamosita, antioqueñita, valleduparcita, entre otros en la minería renovable. Démosle la bienvenida al mundo de las aguas residuales, “la  minería del futuro será renovable, de eso no me cabe la menor duda”.

Finalmente, las aguas residuales “minas renovables”, son la fotografía de los comportamientos socioculturales-actividades económicas e industriales, sumado a los hábitos alimenticios de cada lugar.  “Dime que haces y comes, y te diré la riqueza de tú agua residual”.

“DESDE LOS HÁBITOS Y COMPORTAMIENTOS SOCIOCULTURALES NACE LA MINERÍA RENOVABLE EN LAS AGUAS RESIDUALES O SERVIDAS. DESECHOS CON INFINIDADES DE RIQUEZAS” . Dirección Nacional de Derechos de Autor (DNDA), radicación 1-2020-67730. Ministerio del Interior y Justicia (Colombia), por Juan Daniel Angulo Argote. 

 

 

 

 

Comentarios