Minería sin escape

Publicado el JD Angulo Argote

Electricaribe y un Estado expropiador indirecto

“Hoy 24 de junio me llegan los recibos de energía del apartamento y de un negocio pequeño en la ciudad de Sogamoso (Boyacá), el cual hemos tratado de emprender y sacar adelante con la familia. Después de más de año y medio, la realidad es otra. No es de sorprenderme el modus operandi del Estado con su nuevo plan de desarrollo (PND 2018-2022), que trae consigo un embarazo de 8 años del gobierno saliente. Al cual se le hizo un pequeño retoque para seguir compensando el interés corporativo. Por ejemplo; se aumenta el costo de la energía a todo el país, de $4 pesos kwh para los negocios comerciales, y desde el estrato cuatro residencial en adelante. Para sorpresa, soy estrato 3 residencial donde pagaba $551.5575 pesos kwh mes de mayo, pasando a $556.9470 pesos kwh mes de junio, con una diferencia de $5.3895 pesos kwh, no los $4 pesos kwh que dice el PND”.

Millones de colombianos anhelamos la intervención de un Estado respetuoso que proteja el interés nacional con las mismas garantías que se le ofrece al interés corporativo. Se requiere que el Estado no siga actuando de manera deficiente y preferente, con su mano visible “Robin Hood”, pero al revés (exprimiendo a los mismos de siempre para darle a los empresarios),  regresándonos a la época precolombina para compensar a una empresa llamada Electricaribe, la cual se ha burlado, y le sigue robando a una sociedad, a un país entero, de la manera más burda, absurda e irracional en la historia de Colombia. Este no es el maizal que les quiero dejar a mis generaciones, que dolor de patria.

Hablemos un poco sobre el capitalismo para que la sociedad colombiana comprenda su concepto. Primero que todo ¿qué es? ¿y cuáles son sus pilares?. Adam Smith fue su fundador, estoy por creer, que debe estar revolcándose en su tumba de estos genios al mando que dicen ser capitalistas. El Phd, José Gabriel Palma un gran economista, autor del coeficiente Palma (mide la desigualdad y desarrollo económico del ingreso de las naciones), nos describe 2 generaciones más del capitalismo: la segunda y la tercera. Estos tipos de capitalismos solo tienen un propósito, proteger las expectativas de los  intereses corporativos. Desde EE.UU., hasta el extremo sur de Latinoamérica, y algunos países del África, entre otros.

El capitalismo de primera generación (Adam Smith), se fundamenta en tres aspectos:

  1. Libre mercado, competencia perfecta.
  2. Que se logre su propio equilibrio, entre la demanda y oferta.
  3. Derecho de propiedad tangible (recursos, capital, infraestructura, equipos entre otros), los cuales deben estar muy bien definido e implementado.

Ahora, la élites políticas Latinoamericanas siguen al pie de la letra la segunda y tercera generación capitalista, nada que ver con el capitalismo de Smith. Si  por alguna razón el Estado interfiere con alguna política pública (mejorar el medio ambiente, industrialización de las materias primas, cambio tecnológico, aumento del salario mínimo, entre otras), y estas medidas afectan las expectativas razonables de los retornos de la inversión de las empresas multinacionales y transnacionales (empresa nacional que tiene una oficina por fuera de su país con tres empleados), el Estado, o sea nosotros, tenemos que compensarles sus pérdidas.

Electricaribe es una de muchas,  que tienen estas prebendas en Colombia. Y lo peor, es que ellos nos pueden demandar nuevamente por daños morales, que tal!!. Definitivamente quienes nos han gobernado nos han condenado a la miseria.

El capitalismo de segunda y tercera generación tiene como fin la “Expropiación Indirecta” de los recursos de una sociedad huérfana por historia, donde los abusos se mantienen.

Sería muy interesante exhumar el cuerpo de Adam Smith, para carcajada de todos, si pudiera resucitar, nos dijera estas palabras; me le quito el sombrero a esta élite que para nada es capitalista. Hoy nuestro modelo económico es rentista, estos son sus tres pilares:

  1. Congelar salarios a la clase trabajadora. Salarios de hambre.
  2. Aumentar impuestos de manera regresiva, para compensar a Electricaribe por ejemplo.
  3. Disminuir la inversión pública (menos educación, infraestructura, salud y saneamiento básico). La inversión pública en Colombia es de solo un dígito del porcentaje del PIB, que vergüenza!!!, una de las más bajas de Latinoamérica.

Para finalizar, “el conocimiento es un bien intangible que no tiene costo marginal en su uso, el cual ha sido restringido por una élite rentista y egoísta. Si no hay conocimiento, se anula el principal insumo para la generación del crecimiento”.

Comentarios