Match Tenis

Publicado el Andres Vargas

Copa Davis: Alejandro González deja mudo al Carrasco Lawn Tennis

Andres Vargas @Andresvarperaza

Mas información en: Matchtenis.com

Síguenos en Twitter: @Matchtenis

Desde Montevideo – Un final impensado. Pablo Cuevas se resintió de su problema en la espalda (calambres) y un sólido Alejandro González, que mostró una gran imagen durante todo el encuentro, encaminó la confrontación ante Uruguay.

Foto: MATCH TENIS
Foto: MATCH TENIS

En la lógica estaba que el primer encuentro de la jornada quedará en manos del elenco charrúa. No obstante ‘esa lógica’ en el deporte no existe. González se impuso a Cuevas (2-6, 6-4, 4-6, 6-1 y 6-4) en un partido de altos y bajos que se extendió por 2 horas 55 minutos de juego para darle la ventaja Colombia en la serie que llevará a un equipo a disputar el repechaje en busca del Grupo Mundial.

Bajo el inclemente sol que azota Montevideo por estos días y con más de 28°C de temperatura saltaron a campo 9 del Carrasco Lawn Tennis Club, la raqueta dos de Colombia y la uno de Uruguay. De inicio, Cuevas demostró que estaba sintonizado. Con un gran porcentaje de puntos con su servicio y aperturas con su drive quebró en el tercer y séptimo game para tomar una rápida ventaja que al final dictaría que el parcial quedara de su lado. En tanto, González no estuvo cómodo. Jugó hasta tres metros detrás de la línea de fondo y corrió de lado a lado sin encontrar una solución al juego que planteaba su rival.

Estando en desventaja, el paisa empezó a hilvanar una cadena de aciertos que lo llevarían a dejar el estadio en silencio. Para la segunda manga, el retrato de Cuevas cambió y junto a él el de los más de 500 espectadores que estaban presentes hasta ese momento. “Con cuevas nunca se sabe”, comentó un periodista uruguayo en la tribuna. En total, cinco rupturas de servicio se presentaron en un set que pudo quedar de cualquier lado. El primero en golpear fue el argentino nacionalizado uruguayo. Alejandro respondió de la misma manera. Nuevamente Pablo estuvo cerca de quebrar y servir para tomar una ventaja de 2-0 en sets, pero allí el colombiano sacó esa  ‘garra’ que lleva impregnada en su ser, salió a flote y pasó de estar 15-40 (4-4) a ganar ocho de los siguientes diez puntos para renacer. Puño apretado y todo igualado.

Arrancando la tercera manga una frase que denotaba el desespero del número 23 del mundo y que iba a ser el aliciente para volver a entrar al encuentro. “Este tipo me quema la cabeza”, afirmaba un Cuevas que no la pasaba bien ante un muro inquebrantable que siempre pasaba una bola más. En el quinto game se produjo el quiebre de este parcial: el local recuperó la memoria de los primeros juegos del encuentro y apelando nuevamente a un servicio con variantes y a tiros angulados, rompió el saque de su rival. Situación que lo mandaría con ventaja al cuarto set.

Allí cuando todo estaba encaminado para que Uruguay ganara el primer punto, sucedió lo impensado. Los problemas físicos que habían aquejado a Pablo en las últimas semanas aparecieron. Se murmuró que el inconveniente era en la espalda, pero fuentes cercanas al jugador confirmaron que los calambres habían hecho estragos en el hermano mayor de la familia Cuevas. «Bebé, sácalo de la cancha si no quiere jugar», gritó un aficionado molesto por la actitud del mejor jugador uruguayo de la historia del tenis.

A partir de allí todo fue para González. En un cuarto set que duró algo más de 20 minutos, el local no se movió y esperó a que terminara la manga para pedir atención médica. Tras la revisión de ‘El Mago’, médico del equipo uruguayo, Cuevas volvió al campo de batalla con síntomas de mejoría. El público también hacía lo suyo y no paraba de alentar en el punto clave de la serie.

Para el set definitivo cualquier cosa se podía esperar. El antioqueño estaba ante una oportunidad única. Por su parte, el de Concordia sabía que si perdía el encuentro la serie prácticamente estaba del otro lado. Los primeros games fueron llenos de tensión y los quiebres no llegaron. Sobre la mitad del parcial, el colombiano pegó dos veces consecutivas para quedar 5-2 y ver de cerca un triunfo que en la previa estaba lejano. Cuando sirvió por primera vez para partido el pulso le tembló, sin embargo, en su otra oportunidad, se tuvo fe y jugando un game que rozó la perfección sumó cuatro puntos que le dieron su segunda victoria en Copa Davis.

Colombia está cerca de lograr su cuarto acceso al repechaje de la Copa Davis en seis años y para eso tendrá que ganar dos puntos de los cuatro que quedan en disputa.

Comentarios