Match Tenis

Publicado el Andres Vargas

COLUMNA: ¡NO TENEMOS EQUIPO COLOMBIANO DE COPA DAVIS!

Andres Vargas @Andresvarperaza

Mas información en: Matchtenis.com

Síguenos en Twitter: @Matchtenis 

Colombia Copa Davis

El pasado fin de semana me quedó claro que no tenemos un Equipo de Copa Davis, si por equipo se entiende: “grupo de personas que juega unido contra otro en una competición deportiva o en un juego”.  Ante Chile tuvimos dirigentes, jugadores, entrenadores, médicos y fisioterapeutas, que en los últimos años han logrado gran reconocimiento por méritos propios, pero nos faltó un’bando’ que buscara un bien común ante las circunstancias adversas que se presentaron.

Acá todos tienen un poquito de culpa. Desde la cabeza, hasta en quien recae la responsabilidad final: el jugador. El Presidente de la Federación Colombiana de Tenis, Gabriel Sánchez Sierra,  también Director  del Comité Junior de la Confederación Sudamericana de Tenis (Cosat) y quien tiene una silla en el Comité  Junior de la ITF, no es ningún pintado en la pared a nivel dirigencial en el tenis mundial, como para escudarse en el hecho: “nos obligaron a jugar”. Señor Sánchez, así como tiene el poder para un box especial es los cuatro Grand Slam e invitar a personalidades de la talla Juan Fernando Cristo, Ministro del Interior y a Pablo Felipe Robledo, embajador de Colombia en Gran Bretaña, a la final de dobles mixto de Wimbledon, también debió tener el talante para decir en Iquique que en esas condiciones no se juega y punto. Dejar un precedente para que con el nombre del país no de juegue. 

Más abajo, por cargo, viene Mauricio Hadad, único jugador de Colombia en individuales masculino en ganar un título ATP (Bermuda 1995). El ‘Capi’ ha sido entrenador de jugadoras de la talla de María Sharapova, con la que ganó Wimbledon en 2004, de Laura Robson y Heater Watson, otras tenistas de peso en el circuito. Sin embargo, toda esa experiencia le sirvió de poco y nada. Mauricio no te juzgo, porque eres un tipo con principios y de buen corazón, según lo que cuentan, pero debiste hacer lo del 2013, no aguantar las pataletas de Santi y decirle NO MÁS. Hubiera sido preferible que lo sacaras del campo de juego antes que le mostrara al país los acostumbrados berrinches que suele hacer semana a semana en el mundo. 

Llego a Santiago Giraldo, jugador que llegó a ser número 28 del mundo, disputando dos finales ATP (Viña del Mar 2011 y Barcelona 2014) y que  durante los últimos siete años (2009-2016) se mantuvo en el top 100, luchando de tú a tú contra los mejores del mundo y sumando victorias ante  tipos como Andy Murray, Marin Cilic, Jo-Wilfried Tsonga y Lleyton Hewitt. No es posible que el actual 150 del planeta, afirme que sus futuro estaba en juego, que sus piernas corrían peligro, cuando años atrás en el verano, se iba a jugar torneos ‘menores’ por Europa para mejorar su nivel. Y sí las condiciones eran paupérrimas. ¿No será que hace diez años tenías más hambre de triunfo que ahora? ¿Se te olvidó alguna vez fuiste estuviste fuera del top 200 y tuviste que jugar en canchas como la de Iquique? Lo que hiciste no se le hace a un país. No se le hace a tus compañeros  que a pesar que no lograron el resultado lo entregaron todo. Recuerda, Santiago, tú estabas representando a más de 40 millones de colombianos. Si ganabas la alegría era de todos, sí perdíamos la tristeza, también.

Más abajo y en párrafo aparte aparecen los doblistas que poco y nada se les puede reprochar. Un día malo, acompañado de una cancha que no estaba en las mejores condiciones, les llevó a perder el encuentro. Sin embargo, reprocho el daño que hicieron en el camerino que recalco: SÍ FUE CIERTO. Un momento de ira, frescos, todo el mundo los tiene. Pero también aplaudo que Farah salió a pedirle disculpas a un país frente a la cámara de Win Sports.

De Alejandro González no se habla. ¿Por qué? es un caballero dentro y fuera de la cancha. Y aunque no se vaya a pronunciar del hecho, seguramente estaba listo para salir a darlo todo en el quinto punto si hubiera sido necesario. A este paisa lo que le falta en tenis, lo tiene en actitud, en garra, en amor por la camiseta  de su país.

Este texto puede causar incomodidad en algunos e incluso represalias pero quiero dejar claro que esto lo escribo con el corazón muchachos. Llevo más de cinco años siguiéndolos día a día, y así como me han dado alegrías, también he tenido tristezas. No más que las suyas, que son los protagonistas. Por eso hoy les pido, les imploro, que se vuelvan un equipo: desde el presidente hasta ‘Pablito Cortés’ (Fisioterapeuta). Todo por un bien común: llegar algún día al grupo mundial de la Copa Davis.

Comentarios