Hablemos Sobre Ciclismo

Publicado el Nicolas Borras Calderon

Blog: Diez vueltas | Tercera etapa clásica Esteban Chaves

El circuito del parque nacional es el escenario más difícil para definir una carrera como la clásica Esteban Chaves, 5 kilómetros por vuelta, dos subidas de 1 kilómetro con rampas máximas del 17%, un circuito que vuelta tras vuelta se hace más y más duro.

La rutina de la mañana fue similar a la de los días anteriores, llegamos muy temprano, revisamos las bicicletas, y como siempre, entre risas junto a mis compañeros , hablamos de todo lo que pasó durante los tres días anteriores, recogiendo experiencias que ninguno olvidará.

Luego, fuimos a reconocer el circuito. Este momento me gusta mucho porque es la única oportunidad que tenemos de mirar el paisaje del lugar donde vamos a correr, porque una vez en carrera no hay tiempo para nada más que llevar el cuerpo al límite. Esta vez fue en el parque nacional de Bogotá y realmente es un lugar muy bonito, especialmente la segunda subida que entre los árboles, curvas y contra curvas atraviesan el parque, un lugar de tranquilidad en medio del caos de la capital.

Analizamos el recorrido con nuestro entrenador, ya solo quedaba prepararnos para la salida. La dinámica del circuito es la siguiente, cuando un corredor está próximo a ser alcanzado por la punta de carrera, no podrá dar más vueltas, por eso es usual ver terminar muy pocos corredores los circuitos.

Cuando estaba en la línea de salida, pensaba que solo faltaban 10 vueltas para terminar la carrera, no había nada que guardar. Y así fue, cuando dieron el pitazo para salir, el esfuerzo fue máximo, la primera mitad de la carrera fue a un ritmo demasiado fuerte, desafortunadamente yo no tuve las mejores sensaciones en las piernas, perdí la rueda del primer grupo y empecé a perder tiempo, cada vuelta se hacía más y más duras. Era emocionante el paso por las subidas, el grito de todas las personas y el apoyo realmente son una motivación en los momentos más difíciles de la carrera.

Fue una contrarreloj, persiguiendo durante el resto de la carreras, hice las 10 vueltas del circuito con toda la fuerza que tenía, con el paso de las vueltas intenté recuperar todas las posiciones que pude, no fue para nada fácil terminar el circuito completo pero lo logré, hubiera querido poder estar más adelante en las primeras vueltas para apoyar más a mi equipo, con los que quedamos segundos en la clasificación general, pero era lo que había en las piernas y no hay nada que reprochar.

Foto: Anderson Bonilla

Me quedo con los momentos en el que el cuerpo va al límite, las piernas duelen y escucho un «Vamos Nico» entre la gente que está a la orilla viendo la carrera, eso no tiene precio, esos momentos son por los que entreno todos los días, esos son los momentos más felices sobre la bici.

Cada carrera es una experiencia única, poder terminar esta carrera dentro de los 30 primeros corredores de la general es un importante progreso, pero es una señal de que vamos por el camino correcto y falta mucho por trabajar, aprendiendo como nunca al lado de todo el equipo Fundación Esteban Chaves, aprendiendo a trabajar en equipo, a correr como equipo y a vivir el ciclismo como un verdadero equipo.

Qué cuatro días, ¡lo logramos!

Comentarios