El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Vuelta 2019 – Día 8: La fuga tuvo la bendición. Edet, líder.

La virgen de Montserrat es la patrona de Cataluña. Su protección fue invocada hoy en la etapa número 8 de La Vuelta. El sencillo trazado del día terminó siendo muy peligroso. La lluvia apareció en el único premio de montaña categorizado del día y dejó muy expuestos a los ciclistas en el largo descenso. Jornada difícil, pasada por agua. Día de mucha precaución. La fuga se hizo protagonista, consiguió la victoria parcial y puso nuevo líder en la carrera.

En medio de tanto riesgo solo una hubo caída. Martijn Tusveld iba adelante buscando la victoria y se fue al piso en una rotonda. Afortunadamente, sin consecuencias mayores. La etapa tenía 167 kilómetros en tierras catalanas. Estaba marcada como de media montaña, no por los ascensos que entregaban puntos, de los que había solo uno, sino por el terreno en el que se transitó. Un sube y baja constante. Terreno accidentado, «rompe piernas», con 2.618 metros de desnivel acumulado. Jornada difícil después de un tríptico consecutivo de llegadas en alto.  Final en llano, tras el descenso del puerto. Una etapa aparentemente  simple, hasta que apareció el aguacero. No estaba de más invocar un cuidado celestial.

La Vuelta llegó hoy a Igualada, a 60 kilómetros de Barcelona, atravesando el macizo de Monserrat. Región escarpada, rocosa y llena de monasterios, ermitas, santuarios e iglesias. Según la leyenda, en el año 880, en una de esas cumbres, un sábado por la tarde, unos pastores vieron descender del cielo una fuerte luz, acompañada de una hermosa melodía. La visión se repitió cuatro sábados seguidos, al término de los cuales apareció en una cueva una imagen de madera de una virgen. Cuando el obispo quiso trasladarla, la imagen se hizo pesada y no la pudieron mover. Se quedó allí y le construyeron una capilla. La «Virgen de la Santa Cova», o «La Moreneta», como se le llama popularmente,  convirtió estas agrestes montañas en zona de peregrinaje y de espiritualidad. También es región de ciclismo.

El trabajo de control se hizo difícil y únicamente lo asumió el Astana. El grupo de la fuga llegó a la meta con una renta de 9’24» sobre el grupo principal. No parecía una etapa para esprinters, pero ganó uno. El alemán Nikias Arndt, del Sunweb, se impuso en la línea al español Alex Aramburu, del Caja Rural, y al belga Tosh Van Der Sande, del Lotto Soudal.  El colombiano Sergio Luis Henao, que se coló por segundo día consecutivo en la aventura, fue décimo. En el grupo iba Nicolas Edet, un francés del Cofidis, que pasó del puesto 16 al primero de la general y se vistió sorpresivamente con la camiseta roja. Un líder con pocos creyentes.

La Vuelta tiene  mañana la etapa 9. Corta y explosiva. Cinco premios de montaña en 94 kilómetros, con el Coll de la Gallina en la mitad, primer puerto de categoría especial en el recorrido de este año. Etapa clave para la clasificación general. La reina de la semana 1.  Como si fuera poco, se anuncian lluvias. Más de uno en el pelotón está rezándole a la virgen para que pase rápido el tormento. Otros, por el contrario, añoran este día.

Comentarios