El rincón de JJ

Publicado el Jhon Jaime Osorio

Vuelta 2019 – Día 3: Bennet ganó «con todos los juguetes»

El pelotón de la Vuelta a España volvió unos segundos a la infancia en la salida de la etapa número 3. La bandera se bajó en la ciudad de Ibi, conocida en Europa como «la ciudad del juguete».  Es una población que lleva más de un siglo edificando su imagen como líder mundial del entretenimiento infantil. allí, en el interior de la provincia, y rumbo a al puerto de Alicante salieron los 175 ciclistas que permanecen en carrera. Antes de la partida se anunció el retiro de Mickael Délage, del FDJ, retirado por enfermedad. El ciclismo no es un juego de niños.

El recorrido era básicamente llano. Ondulado y con tendencia al descenso. Sin embargo, en los 188 kilómetros había dos puertos de tercera categoría, a 72 y 37 kilómetros de la meta. Se ofrecía como la primera oportunidad para los esprinters y una de las pocas jornadas para pensar en una llegada masiva. Así salió. Tres hombres jugaron a ser aventureros. Ángel Madrazo, Diego Rubio y Héctor Saez formaron la corta fuga que claudicó antes del segundo puerto. Del trío, la renta la sacó Madrazo. Ganó el primer premio de montaña metido en la fuga, y cuando fueron cazados contraatacó para ganar el segundo. Se afianzó como líder de la clasificación de montaña y ganó por segundo día el premio al más combativo.

Fue un día soleado y con viento. La subida al puerto del Tibi le pasó factura a Fernando Gaviria. El colombiano perdió la rueda del grupo. Aunque el equipo le dejó inicialmente a Sergio Luis Henao y posteriormente a Marco Marcato para buscar conectarlo con el pelotón, no pudieron hacerlo. El colombiano se perdió la fiesta de los esprinters, en la que era uno de los llamados a romper la piñata. Se sintió mal.  Tuvo una crisis. Los vendajes en su rodilla, tras la caída del sábado, generan inquietudes.

La llegada en Alicante fue en el centro de la ciudad, con el castillo de Santa Bárbara como testigo, y con la mejor vista de toda la bahía. La fortaleza construida en el siglo IX en épocas de la dominación musulmana exhibe de forma permanente la bandera de España arriba de «la cara del muro», una especie de rostro que se forma en la montaña cuando se mira el castillo desde la playa. Ante ese decorado se lució Sam Bennet. Con la bandera de su país en el uniforme del Bora como campeón nacional de Irlanda se impuso con holgura en el esprint. Levantó los brazos a 15 metros de la meta. Pletórico. Sin mayor oposición. Ganó por 7 máquinas. Victoria categórica.

Los escaladores se guardaron hoy para la etapa del miércoles, que será la primera llegada en alto. Sin embargo, la clasificación general tuvo unos pequeños cambios. Gracias a las bonificaciones en el esprint intermedio, Sergio Higuita descontó 3 segundos y Primoz Roglic uno. La cuarta etapa se corre mañana y será más peligrosa por lo meteorológico que por su trazado. Serán 175 kilómetros llanos con un solo premio de montaña de tercera categoría, distante de la meta. Eso sí, se pronostican fuertes lluvias y la bajada del puerto puede hacerse complicada. Etapa de mucho cuidado.

Comentarios